La ciudad navideña de pan de jengibre

Los beneficios obtenidos por la venta de entradas de la ‘Pepperkakebyen’ de Bergen, se donan siempre a una agencia de ayuda que trabaja principalmente con niños necesitados. La fotografía ilustra colina con casas, en la ciudad de pan de jengibre ‘Pepperkakebyen’ en Bergen. (Foto: Casper Steinsland/ Visit Norway/Visit Bergen)

Especiales
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


*Cada año, por Navidad, las escuelas y guarderías de Bergen contribuyen para componer una encantadora versión en miniatura de esta ciudad noruega, que incluye elementos representativos de otros lugares y culturas. Construida con auténticas galletas de jengibre, posee grandes dosis de magia, creatividad e imaginación.

‘Pepperkakebyen’, o galletas de pimienta, es una ciudad  en miniatura a pequeña escala, que alberga construcciones hechas  en este delicioso bizcocho horneado por los propios lugareños.

Las típicas galletas de jengibre con formas de personas, ángeles, renos, corazones, campanas, casas o castillos, son una de las principales tradiciones navideñas de Noruega. La localidad de Bergen alberga una ciudad a pequeña escala, construida con este delicioso bizcocho horneado por los propios lugareños. Es la mayor del mundo en su tipo.

Otras urbes de este país del norte de Europa como Stavanger, Bodo, Hammerfest, Haugesund y Fredrikstad, se están sumando a la diversión de construir sus propias ‘Pepperkakebyen’ en miniatura, y los estadounidenses con raíces noruegas en Duluth, Minnesota, han iniciado su propia tradición de ciudad de pan de jengibre, en América.


¡No puede haber una verdadera Navidad en Noruega sin sus típicas ‘pepperkaker’, esas deliciosas galletas de jengibre finas, crujientes y con un toque de especias!.

En Bergen, la segunda ciudad más grande de este país nórdico europeo, apodada “el corazón de los fiordos” y “la ciudad entre siete montañas”, que goza de un ambiente de pueblecito con encanto, sin perder carácter urbano, se puede descubrir ‘Pepperkakebyen’, la ciudad de pan de jengibre más grande del mundo, todo horneado y preparado por los propios lugareños.

Cada año, a partir de noviembre, ‘Pepperkakebyen’ es una de las principales atracciones festivas, para los residentes y visitantes de esta ciudad costera del suroeste noruego, con casas que parecen colgar de las laderas, estrechas callejuelas de adoquines y su pintoresco muelle de Bryggen, con edificios de madera en distintos colores, un museo, tiendas, galerías y restaurantes.

Comer, hornear y decorar galletas de jengibre es una tradición navideña muy popular en este país. En la época festiva, se puede acudir con familiares o amigos a distintos talleres de pastelería artesanal para aprender a confeccionar estas típicas galletas navideñas, y también se pueden comprar la masa o las galletas ya hechas en la mayoría de las tiendas locales.

Dulce y

colorida navidad

Curiosamente los noruegos llaman a estas galletas “pepperkaker”, lo que significa literalmente “galletas de pimienta”, aunque rara vez contienen pimienta. Por lo general, estas pastas dulces se presentan con forma de mujeres y hombres, ángeles y renos, corazones y campanas, e incluso casas o castillos.

Los habitantes de Bergen son algunos de los patriotas locales más entusiastas de Noruega y, cuando ese sentimiento de amor hacia su localidad se combina con un verdadero espíritu navideño, entonces genera algunas ideas extraordinarias, como la miniciudad de jengibre ‘Pepperkakebyen’ (www.pepperkakebyen.org).

Cada año, desde 1991, niños de guarderías, escolares, empresas locales y cientos de voluntarios de Bergen. participan en la construcción de cada edición navideña de ‘Pepperkakebyen’.


En Pepperkakebyen, que se recorre caminando entre los bloques situados al nivel de la vista sobre los que se asientan los distintos sectores o vecindarios de la miniciudad, el visitante encuentra pequeñas casas, monumentos locales, trenes, automóviles, árboles, barcos, estadios y edificios emblemáticos internacionales, e incluso un dirigible.

Visitar Pepperkakebyen, en Bergen, es una de las mejores formas de vivir el auténtico espíritu de la Navidad noruego, en la época más acogedora del año, cuando fuera hace frío pero los ambientes están cálidos por dentro, con velas, bares animados y alegres ferias navideñas, destacan desde Visit Norway, VN (www.visitnorway.com), la guía oficial de viajes a Noruega.


Mágica ciudad

en miniatura

Ir a Pepperkakebyen ¡rodeado de copos de nieve girando, si hay suerte!” y descubrir su colorido y dulce mundo a pequeña escala, tenuemente iluminado por una luz exterior azulada y las luces interiores de velas y faroles simulados, es una de las mejores maneras de pasar un momento especial junto a quienes más se quiere, según VN.




Más Noticias de esta sección

Publicidad