Deniegan recurso de amparo que pedía acusar al expresidente Uribe

Judiciales - Nacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El Tribunal Superior de Bogotá denegó la tutela (recurso de amparo) pedida por el senador de izquierda Iván Cepeda, reconocido como víctima dentro del proceso contra el expresidente Álvaro Uribe por presunto soborno a testigos y fraude procesal, que pretendía que la Fiscalía acusara al exmandatario de esos delitos.

Según el Tribunal, "no se evidencia que exista vulneración de derechos en contra de Iván Cepeda Castro, debiéndose negar la solicitud de amparo".

Cepeda pretendía que se ordenara a la Fiscalía Décima Delegada ante la Corte Suprema de Justicia, encargada del caso, que cesara toda labor investigativa y se pasara a la acusación contra Uribe.

Le podría interesar: Expresidente Uribe insiste ante la Fiscalía en que nunca se reunió con paramilitares

Otra pretensión era la asignación de un fiscal ad hoc para que éste tomara el caso y procediera a acusar a Uribe, luego de que la Fiscalía presentara en dos ocasiones la solicitud de cierre del caso por soborno a testigos.

Con el fallo de hoy, el Tribunal de Bogotá rechaza las pretensiones de Cepeda y por tanto el caso seguirá en manos de un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia, quien deberá decidir si hay suficiente material probatorio que permita realizar la acusación al expresidente.

El caso comenzó en 2012 cuando Uribe demandó por supuesta manipulación de testigos a Cepeda, que en esa época preparaba una denuncia en el Congreso en su contra por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia decidió no abrir investigación contra el congresista y, en cambio, le inició un proceso al exmandatario por manipulación de testigos.

Quizás le interese: Expresidente Uribe desmiente acusaciones de exjefe paramilitar Mancuso sobre la masacre del Aro

En agosto de 2020 Uribe renunció a su escaño como senador del partido Centro Democrático para dejar de estar aforado y que su caso pasara de la Corte Suprema a la justicia ordinaria.

Con ese cambio, el proceso quedó en manos de la Fiscalía, que decidió que no había pruebas para perseguir judicialmente al expresidente. EFE