Casi 200 muertos en Indonesia en una de las peores tragedias del fútbol

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Yakarta, 2 oct (EFE).- Casi dos centenares de personas han perdido sus vidas y varias decenas de otras resultaron heridas durante unos violentos disturbios tras un partido de fútbol en Indonesia, en lo que ya se considera como la segunda mayor tragedia de la historia del fútbol mundial.


Los hechos ocurrieron la noche del sábado, cuando miles de aficionados del club Arema irrumpieron en el campo tras la derrota 2-3 ante el Persebaya Surabaya en el estadio Kanjuruhan de la ciudad de Malang, en la provincia de Java Oriental, y provocaron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que han dejado hasta el momento 174 fallecidos.

La rabiosa multitud embistió contra los policías y destrozaron diversas infraestructuras del centro deportivo, así como una quincena de vehículos en un brote de violencia que fue calificado este domingo como "anárquico" por el jefe de policía de Java Oriental, Nico Afinta.

Le podría interesar: Petro nombra a nieta de Gaitán como directora del Centro de Memoria Histórica

Los agentes seguridad respondieron con gas lacrimógeno en un intento de frenar los ataques, lo que provocó el pánico entre los aficionados y desembocó en una estampida.

"Era un espacio lleno de gente, que provocó dificultad para respirar, falta de oxígeno", señaló Afinta en una rueda de prensa.

Así, la mayoría de las víctimas sucumbió por asfixia, traumas o pisotones, según indicaron fuentes hospitalarias.

Esos enfrentamientos entre hinchas y policías han dejado además casi dos centenares de heridos, que han sido ingresados en diferentes hospitales de la región con distintos niveles de gravedad, por ello las autoridades no descartan que el número de muertos pueda aumentar en las próximas horas.

Varios supervivientes y testigos de la espiral de violencia han denunciado la brutalidad de la policía, que además de disparar bombas de gas también utilizó porras y proporcionó "golpes y patadas" contra los hinchas, según los relatos recopilados por los medios locales.