La química desvela los secretos de los pintores del antiguo Egipto

CIENCIA
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Detalles invisibles a simple vista, pero que son puestos al descubierto por la química y las nuevas tecnologías, dan una nueva dimensión a las pinturas egipcias y sus autores, que modificaban o realizaban “arrepentimientos” en sus obras.

Dos pinturas funerarias, datadas aproximadamente en 1.400 y 1.200 a.C, fueron analizadas “in situ” con novedosas herramientas portátiles que permiten realizar análisis químicos no destructivos, según publica Plos One.

La investigación a cargo especialistas franceses y belgas junto al Ministerio egipcio de Antigüedades revela las licencias artísticas en ambas obras del antiguo Egipto, en cuya lengua no se conoce una palabra para el concepto “arte”, señala el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia.

Esta civilización se percibe a menudo como extremadamente formal en su expresión creativa, sin embargo, el equipo multidisciplinar ha sacado a la luz las modificaciones en las dos obras y cuyos débiles rastros les habían permitido eludir la detección durante mucho tiempo.

Le podría interesar: Una herramienta de IA logra analizar el ADN del cáncer cerebral durante una operación

Las dos pinturas analizadas en detalle están ubicadas en capillas funerarias la necrópolis tebana, cerca del río Nilo, y datan del periodo ramésida.

En la primera pintura, en la tumba de Menna, los investigadores pudieron identificar alteraciones en la posición del brazo de una figura, aunque la razón de este cambio relativamente pequeño es incierta.

El análisis de la segunda descubrió que el tocado, el collar y el cetro de la imagen de Ramsés II se reelaboraron sustancialmente, unos cambios que "muy probablemente" se relacionan con algún cambio en el significado simbólico a lo largo del tiempo, indica la investigación.

Además, los pigmentos utilizados para representar el color de la piel difieren de los aplicados por primera vez, lo que da lugar a sutiles cambios cuya finalidad sigue siendo incierta, explica el CNRS.

Así, estos pintores o "dibujantes-escritores", a petición de los particulares que encargaban sus obras o por iniciativa de los artistas a medida que cambiaba su propia visión de las obras, podían añadir sus toques personales a los motivos convencionales.

El equipo usó para sus descubrimientos novedosas herramientas portátiles que permiten hacer análisis químicos y reconstrucciones digitales en 3D mediante fotogrametría y macrofotografía.

Ello deberían permitir -agrega el CNRS- restaurar las tonalidades originales y cambiar la percepción de estas obras maestras, “demasiado a menudo vistas como artefactos estáticos”.

La investigación demuestra que el arte faraónico y las condiciones de su producción eran sin duda más dinámicos y complejos de lo que se pensaba.

Quizás le interese: Un estudio financiado por la NASA descubre cambios en los cerebros de los astronautas

La próxima misión de los científicos será analizar otras pinturas en busca de nuevos indicios de la artesanía y las identidades intelectuales de los antiguos dibujantes-escritores egipcios. EFE



Escrito por:
Autor: César Barrera

Más Noticias de esta sección

Publicidad