Así fue la audiencia general del papa Francisco en la plaza de San Pedro este miércoles

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El papa Francisco celebró hoy la audiencia general de los miércoles en la plaza de San Pedro ante miles de fieles.

El Santo Padre dedicó su catequesis al personaje bíblico de Job y destacó que la importancia de perseverar en la fe y en la oración a pesar de las dificultades y los sufrimientos de la vida.

“La parábola del libro de Job representa de forma dramática y ejemplar lo que en la vida sucede realmente. Es decir, que, sobre una persona, sobre una familia o sobre un pueblo se derriban pruebas demasiado pesadas, desproporcionadas respecto a la pequeñez y fragilidad humana”, explicó el Papa.

Vea la audiencia: 

En esta línea, el Santo Padre reconoció que “en la vida a menudo, como se dice, ‘llueve sobre mojado’. Y algunas personas se ven abrumadas por una suma de males que parece verdaderamente excesiva e injusta. Y muchas personas están así.”

“En ciertas coyunturas de la historia, este cúmulo de pesos parecen darse como una cita colectiva. Es lo que ha sucedido en estos años con la pandemia del COVID-19 y lo que está sucediendo ahora con la guerra en Ucrania”, lamentó el Papa.

Al finalizar la Audiencia General de este miércoles 18 de mayo, el Papa Francisco dio un consejo especial para los recién casados, los jóvenes y a los ancianos y enfermos.

En primer lugar, el Santo Padre alentó a los jóvenes a “no tener miedo de poner sus energías al servicio del Evangelio, con el entusiasmo propio de su edad”.

Además, el Papa Francisco exhortó a los matrimonios recién casados a formar familias que sean “lugares donde aprender a amar a Dios y al prójimo con serenidad y alegría”.

Le podría interesar: El papa Francisco canoniza a la primera santa de Uruguay junto a otros nueve beatos

Finalmente, el Papa sugirió a los ancianos y a los enfermos a ser “conscientes de que aportan una valiosa contribución a la sociedad con su sabiduría”.

“Miremos a los ancianos, las ancianas, mirémoslos con amor, miremos su experiencia, que han sufrido mucho en la vida, que han aprendido mucho de la vida, que han pasado muchas, y cómo al final, tienen una paz, yo diría una paz casi mística, la paz del encuentro con Dios, que pueden decir: ‘yo te conocía de oídas, pero ahora mis ojos te han visto’. Estos ancianos que se parecen al Hijo de Dios en la Cruz, que se abandona al Padre”, concluyó el Papa.

Quizás le interese: Así fue la oración que el papa Francisco le dedicó a la Virgen de Fátima




Más Noticias de esta sección

Publicidad