‘Aulas Abiertas Sostenibles’, por una educación con conciencia social

Un espacio al aire libre es importante para los estudiantes porque ayuda a la motivación de querer aprender más de lo que están estudiando.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 En la Universidad del Magdalena ya se inauguraron los primeros espacios abiertos compuestos por sillas y mesas hechas con plásticos reciclados y funcionan con un sistema de energía fotovoltaica.

La Universidad del Magdalena le ha apostado a la transformación de la educación luego de una larga pausa debido a la pandemia y que sus estudiantes se vieron obligados a dejar la presencialidad para estudiar desde el encierro de sus casas.

En el proceso de esa transformación hace parte un nuevo modelo y único en Colombia, trata de un sistema de aula que es amigable con el medio ambiente e involucra la sostenibilidad y la transformación energética.

Estas aulas abiertas sostenibles hacen parte de una versión mejorada de las otras aulas que existen en la universidad, gracias al proyecto Trajects (Transnational Centre for Just transitions in Energy Climate and Sustainability). Son 7 en total y como su nombre lo indica, se encuentran en espacios al aire libre, en cercanía al Bloque 6, el lago y la biblioteca; todas están dotadas de sillas, mesas, tableros acrílicos y pizarrones hechos con plásticos reciclados, además de un sofisticado sistema con energía fotovoltaica.

Ahora que los estudiantes volvieron al campus de la universidad, ya cuentan con un espacio renovado y con una versión mejorada.
Ahora que los estudiantes volvieron al campus de la universidad, ya cuentan con un espacio renovado y con una versión mejorada.

“Siéntanse orgullosos porque ninguna universidad tiene este modelo de aulas, pero no son las aulas, sino lo que ustedes van a hacer con ellas”, puntualizó el rector Pablo Vera Salazar.
Ahora que los estudiantes volvieron al campus de la universidad, ya cuentan con un espacio renovado y con una versión mejorada. Esto lo pueden afirmar siete jóvenes de diferentes semestres, quienes no disimularon su agrado al encontrar disponibles estas nuevas aulas abiertas y aseguraron que ayudarán a su formación académica.

Carlos Quessep, estudiante del programa de Ingeniería Electrónica, noveno semestre: “Esta idea es bastante novedosa y bacano que después de este tiempo de encierro, en donde un profesor tenía que gastarse leyendo diapositivas, esto sea bueno tanto para reforzar los conocimientos como para aprender cosas nuevas. Estas aulas serán beneficiosas para nosotros que venimos de un proceso engorroso como fue el encierro y ahora volvimos a lo que conocemos para aprender mucho más”.



Ana María Gutiérrez, estudiante del programa de Ingeniería Electrónica, séptimo semestre: “Las aulas abiertas me parecen excelentes ya que son útiles para nuestro conocimiento a parte de los que vemos en las aulas con el profesor”.

María Fernanda Tobías Oñate, estudiante de Ingeniería Electrónica, sexto semestre: “Considero que las aulas abiertas son importantes porque nos ayuda en nuestro proceso de formación integral, no solamente académico sino también en valores y respeto. Para las clases nos resultaba muy difícil estar frente a una pantalla, en cambio ahora podemos vernos frente a frente, compartir experiencias y saberes, es una idea muy innovadora que puede fortalecer los conocimientos de los estudiantes”.

Manuel Manjarrez Rivera, de la facultad de Ingeniería Electrónica, décimo semestre: “Estos nuevos centros de estudio me parecen una buena oportunidad para nosotros porque nos permite ver en realidad qué es lo que aprendemos en la universidad. Me gustaría que nosotros como estudiantes les hagamos mantenimientos a estos equipos porque nos va a ayudar a una práctica real dentro de materias que tenemos implementadas en nuestro programa. Me gusta esta iniciativa porque muchas veces buscamos lugares abiertos para estudiar diferente a los salones tradicionales y la sala de tu casa cuando estábamos en virtualidad”.

Los estudiantes de la Universidad del Magdalena hacen uso de los espacios que le ofrece la Alma Máter.
Los estudiantes de la Universidad del Magdalena hacen uso de los espacios que le ofrece la Alma Máter.

Adrián Pabón, estudiante del programa de Ingeniería Electrónica, décimo semestre: “Me parece muy bueno, más que todo porque el conocimiento viene de la comodidad y experiencia y estas aulas son muy prácticas para reunirse con los compañeros y trabajar en equipo, que es mucho mejor ya que se aprende más porque se comparte el conocimiento y las opiniones. La parte social influye mucho en el arte de aprender”.

Sophia Quintero Saldarriaga, estudiante de Negocios Internacionales, octavo semestre: “Este nuevo plan que tiene el rector con los estudiantes es algo muy propicio para un aprendizaje mucho más cómodo, en el cual cada uno de nosotros se puede sentir con la libertad de poder estar en un lugar en donde se puede apreciar aún más los conocimientos y cómo nos ayudamos como personas sociables para darnos a desarrollar nuevas habilidades interpersonales. Para nosotros como estudiantes es muy importante poder convivir con el otro”.

Alexander arroyo, de ingeniería electrónica en décimo semestre: “Invertir en los espacios del campus universitario es muy bueno, implementarlo es importante para la educación y en la práctica para nuestra profesión.



Más notas de esta Revista

Publicidad