Un regalo de navidad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Diego Alejandro Rangel Salamanca

Diego Alejandro Rangel Salamanca

Columna: Blogs

email: alejandrorangelsalamanca@gmail.com

Twiter: @AlejoRangels
En este año 2021 la celebración de la navidad se puso en el calendario el viernes, último día de la semana. Fue una paradoja del tiempo que nos permitió preparar la esperada noche con regalos, cenas, cantos y villancicos para los protagonistas de la navidad, los niños. Son ellos quienes con más ansia esperan estas fechas y quienes más las disfrutan recuerdo mi propio anhelo de la infancia cuando llegaba la hora de destapar los regalos.
Pero también fue una semana para pensarme la infancia y la niñez en nuestro país, una semana donde recordé que los niños en la Esparta Griega eran enviados al bosque apenas cuando podían caminar, de sobrevivir a la prueba eran aptos para ser parte del glorioso ejército espartano, luego durante la edad media fueron opacados por el brillo del clero y en la era de la revolución industrial eran tratados como adultos en cuerpos pequeños, llevados a trabajar en las fábricas del Londres Imperial hasta prácticamente acabar con sus cuerpos y deformas sus huesos, el concepto de infancia es relativamente reciente en el siglo XVII, con las nuevas lecturas de la filosofía Europea, donde en esencia se pensó al niño como un adulto “en miniatura”, fue un primer acercamiento. Aun así, es un tema en el cual nos queda mucho por caminar en Colombia, por ejemplo, la ley de infancia y adolescencia es de apenas el 2006.

Bien esta semana de preparación para la navidad inicio el 17 de diciembre con la publicación de una investigación por parte de la revista semana que puso sobre la mesa “el cartel de la infancia”, como la defensora de familia de Usaquén en Bogotá recomienda peritos y arreglan acuerdos en conversaciones privadas para favorecer a los padres de altos recursos, donde los menos favorecidos son los niños, ellos entran a ser parte de una disputa entre adultos, donde se mueven altas sumas de dinero y los interés de poderosas familias. Además, en esta investigación salió a relucir el nombre del psicólogo Roberto Sircad, figura peligrosa y demoníaca, este personaje que aparece en estos procesos como juez y parte, fabrica pruebas y arregla acuerdos. Las conversaciones revelan, como venden sus dictámenes y diagnostican a madres y padres si conocerlos, tienen ya toda una estrategia montada para beneficiar los intereses de los padres y en algunas oportunidades han logrado que los menores estén con sus propios agresores.

Luego en esta semana de preparación de la navidad el 22 de diciembre los medios nacionales revelaron un atroz caso de maltrato infantil a un menor de 9 años dentro de la Fundación Hogar Monserrate, ubicada en la vereda Tilatá- El Sisga en Chocontá (Cundinamarca) vivían 46años. Los reportes iniciales mencionan que la fundación liderada por monjas no tenía licencia y los primeros relatos recogidos por los padres de familia son simplemente horrorosos. Para finalizar la semana de “preparación” a la navidad un diario capitalino revela la escandalosa cifra de 158 procesos de violencia sexual en colegios públicos de Bogotá al cierre del año. En esta semana previa a navidad al parecer los menos beneficiados son los niños y niñas del país.

Al revisar el panorama, no es un fenómeno de esta semana, según cifras oficiales de la fiscalía general de la nación a noviembre del año 2020 hubo 20.142 denuncias de abuso sexual a menores, de los cuales al menos 171 se produjeron en sitios donde supuestamente estaban protegidos, colegios, internados, hogares de paso. Ahora lo alarmante de esta cifra se presenta cuando conocemos que el índice de impunidad solo en este delito es del 95% sin tener en cuenta el subregistro.

Sin desconocer el infinito trabajo que hacen miles de funcionarios honestos que siempre tendrán a los niños primero, no alcanzan el esfuerzo de estos pocos para hacer mella en un sistema corrupto e infiltrado por las mafias y los dineros, donde los más afectados son los niños. La infancia en este país corre peligro. Que mejor regalo de navidad, que, desde ya, el centro de las discusiones sean los niños. La infancia debe ser cuidada y protegida desde la ley, la educación y los entornos familiares. El mejor regalo de navidad es cuidar la infancia y siempre creerles a los niños.