La sencillez romántica de Manzanero

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es



Parece que fue ayer cuando apareció en la escena de la música Armando Manzanero. Comenzaba la década de los 50 y el cantautor tenía dieciséis años. Fue cantante, actor, músico y productor discográfico.
Además, dominaba el piano y el acordeón. Desde los ocho años comenzó su contacto con la música; ingresó a la Escuela de Bellas Artes, se desempeñaba en el piano y en 1950 compuso su primera melodía titulada ‘Nunca en el mundo’. El famoso cantante portorriqueño Bobby Capó interpretó la canción ‘Llorando estoy’ de Manzanero en 1957. El cantautor acompañó con el piano a numerosos intérpretes; pero en 1959 comenzó a grabar en su propia voz sus canciones. Fue así como ganó en 1965 el primer Festival de la canción de Miami con el tema ‘Cuando estoy contigo’.

Con Manzanero ocurrió lo que advertimos en algunos compositores: en el transcurso de su vida musical descubren que sus producciones, en la voz de conocidos intérpretes se vuelven exitosas. Entonces deciden cantarlas ellos mismos. El ejemplo más conocido es el del maestro Agustín Lara; en la música de los Estados Unidos se recuerda la voz carrasposa de Louis Armstrong. Seguramente pensarán que la voz es lo de menos cuando el sentimiento fluye arropado por palabras románticas que se abren paso por sí solas. Así, pues, Manzanero, sin hacer gala de un registro vocal extraordinario, decidió lanzarse como cantante y hasta el último día de su vida fue cómplice de los enamorados de Latinoamérica y de gran parte del mundo. Este aserto tiene sustento en canciones como: ‘No’, ‘Somos novios’, ‘Voy a apagar la luz’, ‘Contigo aprendí’, ‘Esta tarde vi llover’, ‘Cariño mío’, ‘Cuando estoy contigo’, ‘Adoro’, ‘Mía’, ‘Esperaré’ y otras, hasta acercarse a las seiscientas.

Manzanero alcanzó los primeros lugares con la canción ‘No’ en 1966 y el año siguiente ‘Somos novios’ obtuvo un éxito rotundo. De igual manera, ‘Señor amor’ consiguió el primer puesto en el Festival de Mallorca en 1978.

García Márquez confesó una vez que si no se hubiese dedicado a la literatura le habría gustado ser el anciano músico que observó una noche en una taberna de Zagreb, en Croacia. El vejo tocaba el piano solo para que los parroquianos fueran felices. Tal parece que Manzanero hubiese captado ese mensaje pues lanzó al mundo sus canciones con el propósito de que los enamorados tuvieran un pretexto para amarse. Por eso afirmó en una entrevista: “Yo no soy un compositor de boleros. Soy compositor de canciones de amor. Las canciones románticas se adaptan al bolero y el bolero acerca a las parejas; es embriagador. Cuando yo era niño se oía guaracha, mambo, cha-cha-chá; son ritmos que pasan. Sin embargo, el bolero es como una tortuguita: camina lento pero camina siempre”.

Ricardo Rocha, el mejor amigo del compositor, cuenta que en forma jocosa le reclamó a Manzanero sobre la canción ‘No sé tú’. Le dijo en esa ocasión: “¿Qué te crees, Manzanero? ¿Por qué te sientes tan poderoso que nos puedes abrir la piel y remover las entrañas con solo tres palabras, tres sílabas, seis letras: ‘No sé tú’?”

En enero del 2014 Armando Manzanero se convirtió en el primer mexicano en recibir un Premio Grammy honorífico por su trayectoria de parte de la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación. El cantautor nació el 7 de diciembre de 1935 en Mérida, Yucatán, México y falleció el 28 de diciembre del 2020 en Ciudad de México a causa del Covid-19. Precisamente su última canción la dedicó a la pandemia que nos azota actualmente. Su título: ‘Este tiempo’.


Publicidad