Howard Hughes: personaje de la aviación y el cine

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es



Howard Hughes, Jr. fue un empresario nacido en Humble, Houston, Estados Unidos. Su fama está repartida en varias facetas de su vida. Veamos solo su relación con la aviación y el cine.

Howard Hughes, Jr. nació el 24 de diciembre de 1905; fue un personaje “polémico por sus excentricidades, manías y su comportamiento lunático en general, pues padecía un trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, su genialidad es indiscutible. Sobre todo, dejó un legado en todas las actividades en las que le tocó desempeñarse”. El padre de Howard Hughes fue un industrial que patentó la broca tricono, que permitía excavar pozos de petróleo antes inaccesibles. En 1908 fundó la Hughes Tools Company. A su muerte, su hijo heredó la empresa.

No hay duda de la inteligencia de Hughes y de su vocación de inventor. A los once años construyó la primera emisora de radio que hubo en Houston. Con ella logró comunicarse con los barcos que surcaban las aguas del Golfo de México; en seguida descubrió que se trataba del código Morse y aprendió ese lenguaje en una noche. A los doce años construyó una bicicleta motorizada. Howard tenía diecisiete años cuando murió su madre, Alene. Veinte meses más tarde falleció su padre. Estos golpes seguidos lo motivaron para crear un laboratorio de investigación médica, sin ánimo de lucro.

En 1925 Hughes se casó con Ella Rice y se mudaron a Hollywood, donde esperaba producir películas. Había heredado el 75% de la inmensa fortuna de su padre. Fue considerado el hombre más adinerado del mundo y el primero en convertirse en multimillonario. Su matrimonio duró poco y después del divorcio mantuvo varios romances con grandes estrellas de cine, entre ellas Katharine Hepburn, Bette Davis, Joan Fontaine, Rita Hayworth, Gene Tierney, Ava Gardner, Olivia de Havilland, Yvonne DeCarlo, Jane Greer y Ginger Rogers.

La vida de Howard Hughes tiene aspectos poco recomendables. Una frase suya refleja la magnitud de su cinismo: “Puedo comprar a todos los hombres del mundo; todo el mundo tiene su precio”. Además, a los directivos de sus empresas les pagaba menos de lo que merecían y para desvincularlos acudía a ofensas y calumnias; después de acciones judiciales cancelaba las deudas pero se ahorraba el pago de muchos impuestos.

En el campo de la aviación Hughes no solo fue un empresario con visión de futuro sino un intrépido piloto. Se convirtió en ingeniero autodidacta e introdujo numerosas innovaciones en el diseño de aeronaves. En 1938 impuso marca al completar un vuelo alrededor del mundo en tres días, nueve horas y diecisiete minutos. Fundó la compañía Hughes Aircraft y batió una marca mundial de velocidad. En 1939 fue galardonado con la Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos “por hacer avanzar la ciencia de la aviación”.

Howard Hughes dejó su huella como productor de cine en las películas “Hermanos de armas” (1927), ganadora de un Oscar para el director; “The Racket” (1928), “Outlaw” (1943) y seis películas más. En 1953 el famoso aviador donó todo sus activos al Instituto Médico Howard Hughes, entidad exenta de pago de impuestos. Hasta el fallecimiento de Howard Hughes, en 1976, encierra una dosis de misterio: estaba gravemente enfermo cuando lo embarcaron en un avión en vuelo Acapulco - Houston y no se supo si falleció antes de llegar a su destino. La película “El aviador” está basada en la vida y obra de Howard Hughes. El actor Leonardo Di Caprio encarna al excéntrico piloto.


Más Noticias de esta sección

Publicidad