Ha fallecido Quino, el padre de Mafalda

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es



El humorista y dibujante Joaquín Salvador Lavado falleció este 30 de septiembre. La noticia, triste para el mundo cultural, nos hizo posponer el tema que habíamos preparado para nuestra columna semanal.
Hay tantas cosas que decir de Quino… El gran Quino recibió el premio Príncipe de Asturias 2014. En esa ocasión nos preguntamos si ese galardón, más que para Quino, no sería para la rebelde y contestataria Mafalda. De hecho, uno de los titulares de la prensa internacional decía así: “Mafalda, Príncipe de Asturias”. En 1954 el semanario ‘Esto es’ le publicó su primera página de humor gráfico. A partir de ese año publicó en varios medios como ‘Vea y Lea’, ‘Leoplán’, ‘Damas y Damitas’, ‘TV Guía’, ‘Usted’, ‘Che’, ‘Panorama’, ‘Atlántida’, ‘Adán’, ‘Democracia’ y otros más. En 1963 se dio a conocer su primer libro de humor: ‘Mundo Quino’, recopilación de humor gráfico mudo. No aparecía todavía el personaje llamado Mafalda, que nació el 15 de marzo de 1962 y se mostró por primera vez en el suplemento de humor ‘Gregorio’, de la revista ‘Leoplán’.

Cuando en 1966 Mafalda apareció como libro; la edición se agotó en dos días. En 1968 se publicó por primera vez en Italia. Un año más tarde el escritor y semiólogo Umberto Eco hizo la presentación del libro ‘Mafalda, la contestataria’. En 1971 la historieta se dio a conocer en todo el mundo y comenzó a circular como serie animada. La importancia de Mafalda puede medirse no solo por su traducción a más de treinta idiomas sino por lo que significa para la gente pensante. En 1966 se publicó el libro ‘Mafalda 1’, con las primeras tiras en orden de aparición. El año siguiente apareció ‘Mafalda 2’ con el título ‘Así es la cosa, Mafalda’. En años posteriores salieron a la luz pública otros libros hasta llegar a ‘Mafalda 10’, en 1974.

Quino recibió muchos reconocimientos, entre los que destacamos los siguientes: Trofeo Palma de Oro, por el Salón Internacional del Humorismo de Bordighera, Italia, en 1978. Caballero de la Orden de Isabel la Católica, en 2005. Medalla oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, en el 2012. A pedido de UNICEF Quino ilustró con Mafalda y los personajes de su tira la Campaña Internacional de la Declaración de los Derechos del Niño.
Indudablemente, por encima del ilustre caricaturista recientemente fallecido ha pasado su personaje Mafalda, porque ella “intenta resolver el dilema de quiénes son los buenos y quiénes son los malos en este mundo”. La pequeña de seis años cuenta con una plaza que lleva su nombre en un barrio de Buenos Aires y, además, una estatua. En la puerta del edificio donde vivió Quino se descubrió una placa con la leyenda “Aquí vivió Mafalda”.

Mafalda estuvo a punto de ser nombrada “Ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires”, propuesta que no fue aceptada con el argumento de que los títulos honoríficos son solo para personas. No se tuvo en cuenta que Mafalda es más humana que muchos seres de la vida real. En una entrevista, Julio Cortázar contestó: “Lo importante no es lo que yo piense de Mafalda sino lo que ella piense de mí”. Y García Márquez, por su parte, afirmaba que “después de leer a Mafalda me di cuenta de que lo que te aproxima más a la felicidad es la quinoterapia”.

Quino hace parte, en Argentina, de “una generación durante la cual el humor fue perseguido y encarcelado”; y de “cuando sonreír era una amenaza y reír abiertamente, un peligro”. Se marchó Quino y con él gran parte del humor inteligente.


Publicidad