×

Error

There was a problem resizing the original image assigned to this author in Author List
images/banners/Jonathan_Malagón_-_copia.jpg.
Please make sure it exists!

¡Estamos listos!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Jonathan Malagón

Jonathan Malagón

Columna: Opinión
Ministro de Vivienda, Ciudad y TerritorioMinistro de Vivienda, Ciudad y Territorio
twitter: @JoMalagon 



Esta semana el Presidente Iván Duque anunció que desde el próximo 27 de abril se podrán reiniciar gradualmente las actividades del sector edificador. Sin embargo, con el fin de surtir un proceso ordenado y responsable de apertura, desde el 11 de abril emitimos una circular conjunta entre los Ministerios de Vivienda, Salud y Trabajo que contiene un estricto protocolo de prevención y mitigación, que nos permitirá reanudar las obras salvaguardando la salud de nuestros trabajadores, nuestro activo más importante.

Este protocolo contiene los lineamientos no solo para la ejecución de las obras, sino para el suministro de materiales y los procesos de comercialización. Es decir, es un protocolo que incorpora a toda la cadena productiva, protegiendo a la totalidad del sector. Otras de las grandes virtudes es que segmenta por actor, entendiendo que cada colaborador tiene un nivel de exposición distinto y un rol diferente en la obra. Así mismo, segmenta por momento de la jornada laboral, incluyendo medidas que debe tomar el trabajador en su hogar y en los trayectos hacia su lugar de trabajo. Esto hace que esté protegido en todo momento.

A lo anterior se suma el monitoreo permanente que se tendrá que llevar a cabo en cada proyecto. Cada obra tendrá que llevar bitácoras con los ingresos y salidas, tanto de personal como de visitantes, así como registros para monitorear las condiciones de salud de cada trabajador. El seguimiento permanente será fundamental para la identificación oportuna de riesgos y la implementación de planes de acción en caso de contagio.

Algunas de las medidas que se contemplan consisten, por ejemplo, en el suministro diario de tapabocas, gel antibacterial, alcohol y demás elementos de protección por parte de la empresa. Así mismo, se tendrán que implementar horarios flexibles, grupos de trabajo y turnos de alimentación, con el fin de garantizar el distanciamiento social de los colaboradores. Es importante, también, que los trabajadores no intercambien herramientas o elementos de dotación y que la ropa que utilicen en la obra permanezca allá y sea distinta a la que utilicen en el transporte.

Entendiendo que cada obra es distinta, el protocolo es solo una guía orientadora con los lineamientos generales. Cada proyecto tendrá que elaborar un manual de implementación y enviarlo antes del 30 de abril al Ministerio de Vivienda. Desde que se emitió la circular ya hemos recibido más de 1.300 manuales de proyectos ubicados en 22 departamentos.

El cumplimiento de los protocolos y el retorno seguro a las actividades es un compromiso de todos. Salvaguardar la salud de nuestros trabajadores es el fin último del Gobierno del Presidente Iván Duque. Las alcaldías y el Gobierno Nacional vigilaremos el cumplimiento estricto de los manuales. Al interior de las obras, se tendrá un inspector de seguridad y salud por cada 100 trabajadores, quien también supervisará el cumplimiento de las medidas. Como resulta apenas natural, los trabajadores son los primeros llamados a supervisar y a reportar si no se están cumpliendo los manuales.

La alineación de incentivos entre constructores, colaboradores, alcaldías y el Gobierno Nacional, así como la naturaleza misma de la actividad edificadora facilitará la implementación exitosa de los manuales. Así, podremos seguir edificando los sueños de miles de colombianos, mientras protegemos la salud de nuestros trabajadores y seguimos consolidando al sector como uno de los mayores generadores de empleo del país. ¡Estamos listos!


Publicidad