Ya casi desaparece Electricaribe

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: wilfridodelahoz@gmail.com

Es un lugar común decir todo lo nefasto que ha sido para la Región Caribe Colombiana la prestación del servicio de energía eléctrica por parte de Electricaribe E.S.P. No obstante sí podemos parafrasear a nuestro gran escritor caribeño Álvaro Cepeda Samudio de su obra “Todos estábamos a la espera”, de que el Ministerio de Minas y Energía en asocio con la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios gestionaran el concurso para escoger al o los operadores que remplazasen a ese esperpento de empresa.

Es cierto que aquellas entidades nacionales han venido trabajando para resolver el problema, pero también hay que entender el apremio de los usuarios de la región para que les presten un buen servicio de energía eléctrica. Debido a ello, el Gobierno Nacional intervino a Electricaribe desde 2016; dispuso recursos financieros para mejorar lo que tiene que ver con estaciones, subestaciones, alta tensión, media tensión, transformadores, redes y postes; impulsó en el Congreso la aprobación de la Ley que impone un cargo de $4,00 por kilovatio consumido para los colombianos de estratos 4, 5 y 6, los usuarios comerciales e industriales y los no regulados del servicio de energía eléctrica y asumió el pasivo pensional de la empresa con sus trabajadores.

Mediante detallado y juicioso estudio el Gobierno Nacional distribuyó el mercado en dos bloques de usuarios así: CaribeSol compuesto por Atlántico, Magdalena y La Guajira, con una participación en el mercado de 10.8% y 1.21 millones de clientes, y CaribeMar compuesto por Bolívar, Sucre, Córdoba y Cesar, con un mercado de 10.9% y 1.51 millones de clientes.

Sabemos que seis oferentes precalificaron para la convocatoria. También sabemos que como criterios para participar en la oferta, el proceso exige que el inversionista-operador interesado se encuentre prestando el servicio de energía a más de 600.000 usuarios y que tenga un patrimonio de US$500 millones. Para los interesados bajo la modalidad de consorcio se exige que el líder del mismo acredite la prestación del servicio de energía a mínimo 450 mil usuarios y tener por lo menos el 50% de participación en el consorcio. Adicionalmente, un miembro debe acreditar como mínimo un patrimonio de US$300 millones y tener, por lo menos, el 30% de participación en el consorcio.

El nuevo cronograma contempla que la subasta por el mercado completo se realice el 26 de febrero y, por los mercados segmentados, el 28 de febrero. Los gremios de la Costa siempre han expresado la intención de que EPM sea el operador que sustituya a Electricaribe, En caso de quedarse con la licitación, EPM incrementaría su participación en el mercado de distribución y comercialización de energía en 35 %. La Junta Directiva de Empresas Públicas de Medellín EPM aprobó participar el 28 de febrero en la subasta de las acciones de CaribeMar;
Por solicitudes de los interesados de extender el plazo de la subasta por tres semanas, el Gobierno Nacional, el equipo asesor y la Agente Especial Electricaribe aceptaron tal solicitud, teniendo en cuenta la magnitud de la transacción, la complejidad del mercado operado por Electricaribe y la preparación de la documentación necesaria en esta etapa final, con el fin de presentar las ofertas, de manera que el próximo 20 de marzo será la fecha para la subasta del mercado completo conocido como Nuevo Caribe y de los mercados separados CaribeMar y CaribeSol.

Más Noticias de esta sección

Publicidad