Mundos paralelos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com



Ancho y ajeno es el mundo, decía Ciro Alegría. Cambiante y complicado también, agrego yo. Ese mundo, tal como lo conocemos, no tiene en sus listados a ciertos países con poca o ninguna figuración, a pesar de que cuentan con población, territorio, bandera y moneda, expiden pasaportes electrónicos y tienen liga de fútbol (no inscrita en la FIFA, desde luego); no aparecen en los mapamundis ni están representados en la ONU. Nick Middleton, geógrafo de Oxford publicó hace poco un libro, "An Atlas of Countries that Don't Exist ("Un atlas de países que no existen"), el cual parece un mundo paralelo: son numerosas esas naciones de historias olvidadas, agrupadas en la  UNPO (Un represented Nations and Peoples Organization), con sede en Bélgica, y 44 miembros.

En la misma ONU hay países cuya existencia es desconocida para la inmensa mayoría de los ciudadanos del mundo, diga usted, Brunei, Dijbouti, Kiribati o Tuvalú. Encima, los recurrentes brotes de nacionalismo que surgen en el viejo continente a contrapié de la ya consolidada Unión Europea ponen a prueba la solidez institucional y la cohesión entre naciones distintas que comparten territorio y constitución, como es el caso de las autonomías españolas.

¿Qué es un país? Un tratado firmado en la Conferencia Internacional de Estados Americanos de 1933, en Montevideo, estableció que un país debe tener un territorio definido, población permanente, un gobierno y capacidad para relacionarse con otros estados; sin embargo, por razones diversas, alguno países con vida propia como Taiwan, no son aceptados en la ONU, con lo cual obtendrían el sello de "estado reconocido". Porque una cosa es la lucha independentista de Barotselandia y Ogonilandia en Africa, o Lakotah, el país sioux en Estados Unidos; otra diferente son las causas de Christiania, una ciudadela de 850 personas en pleno centro de Copenhague, y muy distinta es la historia de Hutt River, el pequeño principado absorbido por las leyes de Australia, de la cual quiere desvincularse. Rompiendo los conceptos clásicos, Atlantium se considera un país "no territorial" -significa que cualquiera puede convertirse en su ciudadano-, y se ofrece como una alternativa contra la discriminación por el origen geográfico y demás circunstancias excluyentes.

La semana pasada vimos un nuevo intento de Catalunya por independizarse de España, como también lo buscan sectores del país vasco y otras regiones de Europa: Escocia del Reino Unido, Flandes de Bélgica, Padania de Italia,  y Córcega de Francia. Las razones son diversas, naturalmente. En el caso catalán, los partidos independentistas lograron la mayoría en el parlamento regional, pero no absoluta en el conteo de votos (47,7%)."Junts pel si" aseguró durante la pasada campaña electoral que el proceso de independencia ocurrirá en máximo 18 meses.

La primera acción del parlamento catalán fue expedir una resolución para empezar en un mes a tramitar "leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública" como fundamentos de una nueva república. Proclamó además que no se respetarán las resoluciones de las instituciones españolas, particularmente las del Tribunal Constitucional, e instó al futuro gobierno regional a "cumplir exclusivamente" sus mandatos. La respuesta del Tribunal Constitucional español fue inmediata, suspendiendo la declaración de independencia catalana; el jefe de gobierno, Mariano Rajoy, solicitó que los altos funcionarios catalanes fuesen suspendidos si no acataban sus mandatos. Dura pelea se avecina.

En Catalunya tienen frescos los recuerdos de la ocupación de 1714 por Felipe V, supresión de las instituciones catalanas y la prohibición oficial de su lengua; también, las medidas del dictador Franco, repitiendo la crueldad de los borbones por sus intentos independentistas, con Guernica como símbolo de la bárbara represión. Argumentan los separatistas que Catalunya soporta económicamente a España (20% del PIB del país); la confrontación se agudizó con la crisis económica ibérica. Dicen que no tendrán plenitud sociocultural ni económica mientras hagan parte de éste país. La solución negociada parece ser la salida más probable, pero sin saber cómo terminará semejante salto al vacío.

Mientras tanto, me pregunto: ¿Cuándo rebrotarán Antioquia Federal y el Caribe Independiente? Y en caso de lograr su emancipación, ¿podrá ingresar Catalunya a la Unión europea y zona euro, y en cuánto tiempo? ¿Hará parte de la ONU o de la UNPO? ¿En cuál liga jugará el Barça? Porque así, en LFP española, ni de vainas…



Publicidad