Adaptarse al horario de clases con anterioridad, la clave para el rendimiento

Los nuevos estudiantes universitarios deben iniciar una rutina completamente nueva, a la que deberán adaptarse en aras de lograr la permanencia.

Aula Abierta
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Retomar los nuevos horarios académicos para iniciar clases como universitario es uno de los temas que generan mayor conflicto interno entre los nuevos alumnos, un docente dicta una serie de recomendaciones al respecto.

Próximamente, la mayoría de universidades iniciarán nuevamente las actividades académicas en presencia de nuevos alumnos. Lograr que estos estudiantes se acoplen al ambiente universitario suele ser una tarea difícil de asimilar para algunos, incluidos los docentes, quienes tienen la labor de enseñar y hacer del entorno de aprendizaje un espacio ameno.

Con la intención de entregar unas recomendaciones que faciliten el inicio de clases, EL INFORMADOR contactó a un maestro universitario, quien, desde su punto de vista, explica cuáles son los mejores métodos para hacer que el cambio de actividades no se convierta en una actividad abrupta.

“Uno de los métodos más efectivos para el regreso a clases es adaptarse a los horarios una o dos semanas antes de iniciar el periodo académico, retomar las alarmas y las comida para que no sea un choque tan drástico al momento de volver a clases”, explicó Jorge Gutiérrez, docente en Ciencias Sociales, con una trayectoria en el entorno universitario que le ha permitido entender la manera en la que puede facilitarse la estadía de los estudiantes en la universidad.

Agrega también que es recomendable retomar los temas vistos en la temporada académica pasada, de esta forma se van teniendo claros los conceptos que se puedan empezar en el periodo presente.

“Sin duda uno de los aspectos más complicados para retomar clases son los horarios, los estudiantes están acostumbrados a despertarse tarde, tomar sus alimentos en una hora que no es habitual mientras están en la universidad, entonces, transformar esa rutina que ya se había creado para implementar la rutina nueva, yo creo que es lo más complicado para un estudiante”, sostiene el maestro.

De igual forma, manifiesta que es primordial seguir algunas formas básicas de enseñanza durante los primeros días, para conseguir que los aprendices establezcan una conexión con lo que están próximos a aprender.

“Para lograr llamar la atención de los alumnos antiguos para que se acoplen a las temáticas que estoy impartiendo este año, la mejor estrategia es crear un ambiente académico óptimo, empezando con recordar las anécdotas que se vivieron en vacaciones, seguido de involucrar las temáticas académicas ligadas a esas experiencias”, puntualizó.

De esta forma, se hace posible crear un escenario en el cual los estudiantes conformen una relación estable para garantizar la estadía en el aula de clases y la articulación con el nuevo ambiente universitario.




Publicidad