Hay más de 7.800 afectados por la avalancha en Papúa Nueva Guinea

Habitantes locales observando mientras los miembros del personal de la OIM operan en el lugar del deslizamiento. Foto: OIM

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Ante la catástrofe solo 6 cadáveres han podido ser recuperados.

La ONU estimó este martes que 7.849 personas se han visto afectadas por la avalancha que sepultó un poblado del norte de Papúa Nueva Guinea el pasado viernes, 24 de mayo.

A parte del registro de víctimas, también existe una cifra que incluye a aquellas en riesgo de ser evacuadas y con un terreno aún inestable.

Un comunicado divulgado hoy por Naciones Unidas indica que el total de población afectada está basado en un censo de 2022 que registra 1.427 familias en el área impactada directa e indirectamente por el alud ocurrido la madrugada del viernes cerca de la mina de oro de Porgera, en la provincia norteña de Enga.

El organismo indica que se calcula que un total de 150 viviendas han quedado enterradas, mientras reitera, como advirtió Unicef, que más del 40 por ciento de todos los afectados son menores de 16 años.

“Hay muchos niños bajo los escombros”, indicó hoy Angela Kearney, representante de Unicef en Papúa Nueva Guinea en un encuentro con medios, añadiendo que los vecinos “excavan con sus propias manos para no dañar los cuerpos”.

Le puede interesar:  CIJ exige a Israel detener ofensiva en Rafah

Entre los más de 7.800 damnificados estarían las “más de 2.000 personas enterradas vivas” por la avalancha, según una carta enviada a la ONU el lunes por el Centro Nacional de Desastres del país.

No obstante, fuentes de la ONU consultadas por EFE llaman a la prudencia en cuanto a estos últimos datos, y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que tiene a seis trabajadores en la zona de la catástrofe, estimaba el domingo en unos 670 los posibles fallecidos por el impacto de la avalancha.

Se trata de “uno de los desastres más letales de la historia reciente de Papúa Nueva Guinea”, subraya por su parte un comunicado enviado hoy por la OIM, que añade que los cerca de 7.800 afectados incluyen asimismo a 1.650 individuos desplazados.

Según la ONU, solo se han recuperado seis cuerpos del área afectada por el momento, aunque advierte que espera que la cifra “aumente entre los retos debido al inestable estado de la avalancha”, cuyas causas se desconocen.

Las tareas de búsqueda son muy complejas debido en parte a la inestabilidad del terreno, pues entre otros factores la avalancha cayó sobre una zona húmeda que hace que el alud siga deslizándose, dijeron hoy a EFE fuentes de la ONU.

El acceso se ha visto además dificultado por el colapso de un puente este martes que conectaba la principal autovía con la provincia de Enga, indica la ONU, así como por otro deslizamiento en una zona cercana a la catástrofe y las condiciones meteorológicas adversas.

Le puede interesar:  Un sismo de magnitud 5,2 sacude la frontera de Panamá y Costa Rica sin daños ni víctimas

Según las agencias de la ONU, las necesidades más apremiantes incluyen agua limpia, comida, ropa y kits de higiene, mientras las autoridades locales han solicitado a la comunidad internacional que envíe ingenieros para asesorar sobre los riesgos geológicos.

El área afectada suele padecer de lluvias intensas e inundaciones, y los desprendimientos no son inusuales en el país, en el que, pese a la riqueza en recursos naturales, una gran parte de sus más de nueve millones de habitantes vive en extrema pobreza y se encuentra aislada por déficit de comunicaciones e infraestructura.

Papúa Nueva Guinea se asienta además sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.