Presentan el diseño del boleto para la rifa del avión presidencial de México

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer el posible diseño de los boletos para la rifa del avión presidencial en caso de no encontrar un comprador. El valor oscilaría entre 25 y 27 dólares por ticket.

 

El "avión presidencial" es un Boeing 787-8 que fue adquirido durante el gobierno del presidente Felipe Calderón en 218.7 millones de dólares pero fue hasta el gobierno de Enrique Peña Nieto que pudo ser utilizado. El avión sería arrendado al gobierno mexicano durante 15 años con la obligación de seguir pagándolo con recursos públicos hasta el 2027.

López Obrador ha calificado a la aeronave como “un palacio de los cielos” y lo señala como una ofensa para el pueblo de México por lo cual ha insistido en su discurso en que “nos vamos a deshacer de ese avión”.

Para la rifa se informó que se pondrán a la venta seis millones de boletos con un precio de 500 pesos cada uno (unos 25 dólares), con los que se espera recaudar 2,500 millones de pesos (unos 127 millones de dólares). El presidente reiteró que el ganador obtendrá también un año de mantenimiento ya sea en la base militar de Santa Lucía o en el aeropuerto de Ciudad de México.

Tras un año sin concretarse su venta, el gobierno decidió regresar la aeronave a México después de informar que ha gastado 1.6 millones de dólares durante su estancia en un hangar de Victorville, California.

El ganador del boleto de lotería no podrá obtener la aeronave de manera física ni en su caso el dinero de forma inmediata.

Según la explicación del presidente de México el ganador no podrá vender el avión presidencial en una cantidad menor a la establecida. Debido a lo complicado que podría ser para una persona realizar el mantenimiento, el resguardo y la administración de la aeronave serán emitidas una serie de reglas.

La explicación que ofreció el presidente es que el ganador del avión presidencial obtendrá el dinero del mismo cuando el gobierno logre realizar su venta. Los recursos serán resguardados a través de un fideicomiso en el Banco de México donde los intereses se irán capitalizando durante un tiempo designado por la autoridad para que el afortunado decida qué hacer con su dinero.