Trump expone en Davos su triunfo en negociaciones con China y México

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue uno de los principales expositores en el Foro Económico Mundial de Davos.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
El mandatario no quiso participar en la conversación que suele seguir a los discursos de los jefes de Estado y en la cual el fundador del Foro, Klaus Schwab, formula preguntas de actualidad y de interés de los asistentes.

Davos (Suiza) (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expuso en el Foro Económico Mundial de Davos la victoria de su Administración en las negociaciones comerciales que mantuvo con China, por un lado, y con México y Canadá, del otro, además de una larga lista de avances económicos en su país.
"Soportamos el desastre que significó el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de Norteamérica), que fue el peor que se firmó en los últimos 25 años y que provocó la pérdida de uno de cada cuatro empleos en el sector industrial", lamentó el mandatario.

Algunos ejecutivos lamentaron que Trump no haya mencionado la crisis climática más que para atacar indirectamente a quienes lanzan la voz de alerta y a quienes consideró catastrofistas.
Dijo que la renegociación de ese acuerdo comercial fue un éxito y que el empleo en el mercado estadounidense saldrá favorecido, como también lo hará del resultado de las negociaciones comerciales con China que concluyeron en la misma semana que las del TLCAN.
"China perjudicó nuestro comercio, pero nadie pensó en hacer algo al respecto, hasta que nosotros decidimos enfrentar el problema. Entonces China aceptó hacer cosas como proteger la propiedad intelectual, abrir su sector financiero y mantener su moneda estable", declaró.
Trump aseguró que esas y otras concesiones nunca hubiesen sido posibles si no recurría a las fuertes subidas arancelarias que afectaron a las importaciones chinas, pero aseguró que "las relaciones con China nunca han sido tan buenas como ahora".
"El sueño americano está de regreso", insistió el presidente estadounidense frente a una auditorio repleto de cientos de altos ejecutivos de las compañías más importantes del planeta que participan en la 50 edición del Foro de Davos.
La sala más grande del Centro de Congresos donde tiene lugar esta cita anual fue reservada para la alocución de Trump, quien llegó veinte minutos tarde y fue recibido con relativa frialdad por los asistentes, que llevaban una hora y media esperando su discurso.

Más Noticias de esta sección

Publicidad