Médium de José Gregorio Hernández en Magdalena se retira y advierte sobre estafas con la fe

Juana De Ávila, médium de José Gregorio Hernández hasta el 30 de abril del 2021, recibía pacientes en su consultorio en Orihueca, Magdalena, donde se realizaban cirugías espirituales. Fotos: César Barrera Palomino.

Departamento
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Su caso recorrió el mundo. La mediadora afirma que con la ayuda del beato se sanaron personas de todo tipo de enfermedades, incluso pacientes con coronavirus (covid-19) y VIH.
Por: César Barrera Palomino.
Periodista de EL INFORMADOR.

El doctor José Gregorio Hernández ya no sanará más a través de médiums en sesiones espirituales. Así lo dio a conocer la intermediaria Juana De Ávila, quien le pone fin a su servicio después de 19 años de trabajo con el fallecido ‘Médico de los pobres’. Anunció que se retira tras recibir un mensaje previo a la beatificación. Además, advierte a los devotos que no se deben dejar engañar ni estafar de otras personas, puesto que él “ya será elevado al cielo y no hará más operaciones en la tierra”.

De Ávila, de 75 años, médium de José Gregorio Hernández en Orihueca, corregimiento ubicado a una hora de Santa Marta, Magdalena, Colombia, asegura que el doctor le habló y le dijo que ya no estaría más con ella. Cuenta que la noticia la recibió “como un baldado de agua fría”, pero que quiere “ser obediente para evitar un castigo divino”, porque es consciente que, si continúa, estaría cometiendo un sacrilegio, según lo explicó en entrevista con EL INFORMADOR.

José Gregorio Hernández es beato desde este 30 de abril del 2021. La ceremonia se programó en Caracas con la presencia de tan solo 150 personas.
José Gregorio Hernández es beato desde este 30 de abril del 2021. La ceremonia se programó en Caracas con la presencia de tan solo 150 personas

En Orihueca (corregimiento de la Zona Bananera), El Copey (Cesar) y muchas otras partes del país, es normal que las personas, católicas o no, acudan a médiums de José Gregorio Hernández -quien murió en 1919- para pedir curación. Esta práctica de ‘cirugías milagrosas’ habría llegado a su fin a partir del 30 de abril de 2021, fecha en la que Hernández recibe el título de beato en la Iglesia, pues así lo autorizó el Papa Francisco después de un largo estudio de la Congregación para la Causa de los Santos.

72 años se tardó la Iglesia para beatificar a José Gregorio Hernández. El proceso de canonización inició en 1949. Primero recibió el título de ‘siervo de Dios’. El 16 de enero de 1986, fue determinado ‘venerable’ por el papa Juan Pablo II. Este grado le facultó seguir adelante hacia la beatificación, pero aún no es santo. Para ser canonizado, se necesita un nuevo milagro, que debe ser inexplicable para la ciencia médica. La sanación debe ser completa y perdurable en el tiempo y debe hacerse "única y exclusivamente la invocación a Dios", a la Virgen y, de forma imprescindible, a Hernández.

Cirugías espirituales

Juana De Ávila, quien es oriunda de San Estanislao (Arenal), Bolívar, explicó a EL INFORMADOR los detalles de las cirugías espirituales que hacía el médico José Gregorio en su consultorio. Los pacientes llegaban a su casa, donde en el rincón de una habitación tiene un altar con velas, flores, agua, alcohol, tijeras, jeringas y la imagen del doctor. Allí esperaban su turno y pasaban a ser valorados como si estuvieran en un centro médico.

Juana De Ávila con una imagen del doctor José Gregorio Hernández.
Juana De Ávila con una imagen del doctor José Gregorio Hernández.


“Yo les tomaba los datos. En ese momento él (Hernández) se encontraba conmigo. Yo los atendía y él decía si había que operarlos enseguida. Ahí estaba mi cama en caso que así fuera, y si no, los programaba para otro día, y al que tenía que recetarle medicamentos también lo hacía. Aquí esto se me llenaba de gente”, precisó la intermediaria.

Vea el especial audiovisual:



Las operaciones se hacían sin derramar ni una gota de sangre en ese pequeño cuarto. De Ávila vestía siempre bata blanca y tenía un cuaderno en el que apuntaba todo lo que según ella, José Gregorio Hernández formulaba a sus pacientes. Agregó que escuchaba su voz y que él era quien guiaba todos los procedimientos. Si el doctor iba operar a alguien, la médium ponía un algodón humedecido con alcohol en una de las venas del antebrazo del enfermo, y el doctor las canalizaba. Posteriormente, cuenta De Ávila, el beato empezaba a hacer su trabajo.

Lea también: Juana, la médium de José Gregorio Hernández en Magdalena: testimonios y cirugías “milagrosas”

Cuando los pacientes no podían ir hasta la casa de la mediadora, quien atendía en Orihueca y a veces en El Copey, José Gregorio Hernández también hacía visitas espirituales hasta el lugar donde se encontrara la persona y el único requisito era poner un vaso con agua en el cuarto. Juana De Ávila contó a EL INFORMADOR que solo bastaba con que le dieran el nombre del paciente, la dirección de la casa, y que aprobaran la visita espiritual. “Él ponía una hora y ya las personas sabían que él las iba a visitar. Algunos sentían movimientos en sus casas, frío, y hasta veían la presencia de él, pero no les daba miedo porque ya estaban preparados”, dijo.

Un documental de EL INFORMADOR titulado Juana, la médium de José Gregorio Hernández en Magdalena: testimonios y cirugías “milagrosas”, le dio la vuelta al mundo y por su gran alcance muchas personas de otros países lograron contactar a esta mujer, quien afirma que a raíz de eso el doctor siguió sumando sanaciones a su larga lista.

La médium recuerda como si fuera ayer el día en el que el doctor José Gregorio Hernández se le apareció por primera vez. “Él a mí se me presentaba. Es como ver a otra persona. En el primer encuentro me pidió que atendiera a una muchacha (Yamile Sánchez). Ella no podía tener hijos y gracias a la cirugía pudo quedar embarazada tiempo después, y tiene sus hijos ya. Después él me dijo que había mucho camino por recorrer”, relató.

Pbro. Isidro Castro, administrador de la Diócesis de Santa Marta.
Pbro. Isidro Castro, administrador de la Diócesis de Santa Marta.

Para el presbítero Isidro Castro, administrador de la Diócesis de Santa Marta, “un médium es el que hace de puente entre vivos y muertos”. El sacerdote explicó a EL INFORMADOR que “la Iglesia no reconoce nunca a los médiums” y que “eso siempre se ha considerado como una superstición y en cierto sentido como un desconocimiento total de las fuerzas espirituales que nosotros tenemos”, dijo.

El padre Castro agregó que la Iglesia no está de acuerdo en la comunicación a través de médiums, o que se utilice al doctor Hernández pensando en que él va a operar simplemente porque alguien coloca algodones e instrumentos en un altar, “eso es totalmente equivocado y esa fue una de las causas por las que se ha demorado tanto la beatificación del doctor José Gregorio, por la superstición que se levantó alrededor de él”, expuso.

No más médium

Los últimos días de trabajo de Juana De Ávila fueron de mucho ajetreo. La médium anunció su retiro y de inmediato empezaron a llamarla y a visitarla con más interés los pacientes. Hasta el 29 de abril del 2021 atendió consultas, según ella, por orden del mismo José Gregorio Hernández. Advirtió que ninguna otra persona que se denomine médium puede aprovecharse de los devotos después de la beatificación, porque sería una estafa.

“Yo tomo la decisión de retirarme por el motivo que el doctor me informó que a él ya lo van a elevar y ya no va a estar sobre la tierra. Entonces eso es algo que yo realmente quisiera que muchas personas entiendan, que a él no lo van a tener como anteriormente. Él va a estar es arriba en el cielo. No quiero que nadie se venga a aprovechar de las circunstancias porque yo sé que él no va a estar aquí. Yo soy consciente de las cosas porque es la realidad. Él a mí me informó que el 30 ya lo elevan, ya yo no voy a estar con él, fueron 19 años que yo estuve con el doctor José Gregorio”, afirmó.

Altar en honor a José Gregorio Hernández, en la habitación de Juana De Ávila.
Altar en honor a José Gregorio Hernández, en la habitación de Juana De Ávila.

Doña Juana, enfermera de profesión, dice que en estos 19 años trabajando con el ‘Doctor de los pobres’ aprendió lo que no sabía cuando estudió, y a pesar de la nostalgia que tiene al saber que ya no estará más con él, se siente feliz porque ayudó “a darle alivio a muchas personas”.

“Muchas experiencias me quedan. Yo con él aprendí realmente lo que yo cuando estudié no había aprendido. Quedan muchas enseñanzas. Me duele, pero son cosas de Dios, y Dios es el único que dispone. Él me supo dar una sabiduría y un don. Yo antes aclamaba mucho a Él. Era mucha la fe que yo tenía desde el inicio. Quedo con mucho guayabo, me da tristeza, él fue muy servidor. Nos ayudó mucho, y a mis hijos también. Él operó a mis hijos, si no fuera real, yo no sometiera a mis hijos a estas cosas. Uno de mis hijos tenía una masa en una tetilla y el doctor José Gregorio lo operó y ya no tiene nada”, aseguró De Ávila.

¿Cuánto cobraba?

Según conoció EL INFORMADOR, el costo de las consultas era de $10.000 pesos. Por las cirugías cobraba al menos $100.000 pesos. La médium dice que antes no cobraba pues con el trabajo de su esposo se sostenía, pero cuando él falleció, el doctor le ordenó que empezara a poner precios porque ese iba a ser su sustento, pues ya no tenía quien la ayudara económicamente.

Gracias a su servicio, a doña Juana le regalaron la casa en la que ahora vive. “Yo no tenía casa, todo fue gracias una obra que el doctor José Gregorio hizo a tres personas, se unieron y me dieron dónde vivir por agradecimiento. A mí me ha ido bien. Yo digo que el que bien obra, bien acaba”, señaló.

¿José Gregorio sanó pacientes covid y VIH?

Juana De Ávila reveló a EL INFORMADOR que muchas personas le han pedido ayuda durante la pandemia del coronavirus (covid-19), pero en total han sido seis los casos de este tipo que ha atendido el doctor José Gregorio Hernández. Uno de esos fue en el hospital de Fundación, Magdalena, hasta donde el médico fue espiritualmente a sanar a una mujer que estaba entubada.

“A mí me pedían la ayuda de él. Ahora con el covid incluso él iba a las clínicas a ayudarlos. Él iba a alentarlos de los pulmones a las clínicas. A través de mi él trató seis casos de coronavirus. En Fundación está una señora a la que el doctor José Gregorio le hizo drenaje, ella estaba entubada. La desconectaron y ya no tiene nada de eso, fue por ayuda del doctor. Todo ha sido espiritual”, describió la médium.

Otro caso fue el de la recuperación de una persona con el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH. Según doña Juana, el doctor Hernández curó a un joven venezolano que vive en Honduras y que tenía esta enfermedad. “Él me llamó y aclamó a Dios y al doctor que lo ayudara. Hoy en día ese hombre está liberado. El doctor José Gregorio iba diariamente a donde él. Le hizo lavados de sangre y ya le hicieron todos los exámenes y no tiene nada”, relató.

La fe, clave de la sanación

Para doña Juana, “todo lo hace la fe y la fe es la facultad de la sanación. Si no hay fe no hay nada. Si va a sentir duda no lo haga porque no va a haber nada. Lo mío era con él. Mi espiritualidad como médium termina ahí. Lo demás son cosas que a él (José Gregorio) nunca le gustaron. Lo de él era la medicina. A él no le gusta el espiritismo, él no estaba donde había eso. En mi altar tengo a la Virgen de Guadalupe y de Santa Marta, a él no le gusta otra cosa diferente a la medicina”, agregó.

“Yo tengo ahora que buscar mi forma de vivir y buscar la manera de cómo es que voy a salir adelante. Ese era mi medio de trabajo, pero tengo que ahora buscar la forma. Son cosas que duelen, pero uno tiene que seguir buscando cómo sobrevivir. Mi mensaje a las personas es que sigan teniendo la fe, lo único que yo les digo es que lo hagan de corazón, y pídanle como santo. Ya él no va a estar sobre la tierra. Pídanle en la iglesia con devoción, porque realmente así es que son las cosas”, adicionó la mediadora.

“Él me decía: yo no soy uno, ni soy dos ni soy tres, yo soy uno solo. Yo se los juro que el doctor conmigo estuvo todo el tiempo. Yo me acostaba a las 12:00 am o 1:00 de la madrugada esperando que él me llegara para recibir su informe. Yo escribía todo en mi libreta. Cuando él salía a hacer sus cirugías hacia otras partes que se iba lejos, a Estados Unidos, Honduras, yo tenía que darle sus reportes”, refirió Juana De Ávila.

¿Quién fue el beato José Gregorio Hernández, ‘Médico de los pobres’?

José Gregorio Hernández Cisneros fue un destacado médico venezolano quien tenía una gran vocación religiosa y soñaba con ser sacerdote, pero por las enfermedades tuvo intentos fallidos en la vida espiritual, hasta que entendió que Dios lo quería laico y decidió ser un católico ejemplar en el área de la medicina. Todos los días brindaba una hora para atender a los enfermos sin recursos económicos y, a veces, hasta les proporcionaba dinero para sus medicamentos, por eso fue reconocido como ‘El médico de los pobres’.

Nació el 26 de octubre del 1864 en un pueblo campesino conocido como Isnotú, que está situado en el estado de Trujillo, Venezuela. Estudió medicina en Caracas. Luego se preparó académicamente en microscopía, histología normal, patología y fisiología experimental, en París, Francia.

Su muerte fue el 29 de junio de 1919. Lo atropellaron cuando cruzaba una calle para comprar medicinas para una persona pobre que estaba atendiendo. Sufrió un fuerte golpe en la cabeza. En el hospital un sacerdote alcanzó a impartirle la ‘Unción de los Enfermos’, y falleció. Muchas personas lo consideraron como un santo y le siguieron pidiendo. Cientos de personas en el mundo le atribuyen numerosos milagros.

La Comisión Teológica de la Iglesia aprobó el milagro del doctor José Gregorio Hernández en el caso de la sanación de la menor Yaxury Solórzano Ortega. Se analizó el hecho sobrenatural en la niña, quien recibió un balazo en la cabeza, y a quien le diagnosticaron que tendría graves secuelas si se salvaba. Su madre se aferró al ‘Venerable’ y dice que, gracias a la fe, hoy la menor está completamente sana. Por eso ahora JGH es beato.

José Gregorio Hernández al ser beatificado queda a un paso para el reconocimiento de su santidad, un rango superior al de beato en la Iglesia católica. El proceso de canonización continúa y, para lograr su aprobación, requiere un nuevo milagro.

Doña Juana se despide

“Yo trabajé hasta el 29 de abril, y bueno, que se haga la voluntad de Dios. Espiritualmente el doctor no va a estar en la tierra. No se dejen llevar. El que necesite de él, que vaya a la Iglesia y le pida”, concluyó Juana de Ávila, quien fue médium de José Gregorio Hernández por casi dos décadas.

Le podría interesar: Así será la ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández este 30 de abril  

Ceremonia de beatificación de José Gregorio Hernández, en vivo:




Más Noticias de esta sección

Publicidad