En conformación el equipo de la “B”

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Alberto Camilo Blanco Jiménez

Columna: Al blanco con blanco 

e-mail: albertocamiloblanco@gmail.com
“Dios mío líbrame de armar equipo”, esa frase la expresaba Eduardo Julián Retat, cada vez que lo contrataban como entrenador y le correspondía trabajar con jugadores recién vinculados.
Hoy luego de cumplir más de 35 años al frente de la preparación de equipos como Deportivo Cali, Millonarios, Unión Magdalena, Bucaramanga, entre otros y varias selecciones de Colombia, se reafirma en ese juicio, por las complejidades que tuvo que afrontar en el ejercicio de conformar una nómina titular. Esa tesis de Retat, la vive el entrenador Carlos Silva Socarras, en el momento que trabaja acerca de la conformación del equipo, que se renovó en un 90 %, para afrontar el torneo de la “B”, en gran medida con jugadores que el año pasado compitieron en el campeonato de la “A”. En casi dos meses de entrenamientos realizó varios juegos de preparación, además de las tres fechas oficiales en el torneo, el onceno Samario, presenta falencias en el juego colectivo, escasa resolución individual, poca profundidad en ataque y por ende pocas oportunidades de anotar. Además de las debilidades defensivas por la zona pasiva en marca. Estos y otros componentes no han permitido que, en el inicio del campeonato el equipo no haya mostrado sus reales capacidades y potencialidades. Sumado a estas dificultades en la conformación, le toca enfrentarse a la mayoría de los clubes como el Quindío, por ejemplo, que han continuado con las nóminas de años anteriores, de tal suerte que presentan un buen nivel de competición al mantener su memoria y estructura futbolística.

Sin perder de vista el concepto de Retat, pensábamos que la tarea de armar el equipo no iba a ser tan traumática, teniendo en cuenta que los refuerzos los solicitó el técnico Silva Socarras y la vinculación de ellos de manera anticipada a la fecha de iniciación de la competición oficial, además del nivel que venían precedido tras competir en la categoría “A “. Todos esos tres factores sumados, nos llevó a suponer que el equipo entraría marcando diferencia en la “B”, con jugadores de la “A”. Pero la práctica que es el criterio de toda verdad, nos ha enseñado que le faltan muchas horas de entrenamiento para conformarse, como también a un grueso número de jugadores elevar su capacidad física y futbolística en aras de fortalecer su desempeño.

Las dificultades en la conformación se ha hecho notoria porque los laterales no le dan flujo de salida y les falta velocidad y agresividad en marca; los mediocampistas externos en la línea de tres, no trascienden a la hora de atacar y defender; en el frente de ataque Lukas Sotero lejos de su nivel para desequilibrar por derecha y no aparece en las diagonales hacia dentro, Víctor Arboleda fue llamado a sustituir al brasilero pero, por lo pronto no ha respondido, Johnier Vivero, trata de abrir cancha y driblar pero se enreda por su individualidad y le quita sorpresa al ataque; el centro delantero, no encuentra los espacios para llegar y los balones para definir, debido a que no hay rupturas del bloque defensivo que le permitan a él y los otros que van arriba a conseguir las oportunidades de gol, “El caballo” Márquez, apareció pero tampoco dejó huellas en el área y mucho menos en la puerta. En este panorama de deficiencia que muestra el equipo, le corresponderá al entrenador Silva, hacer uso de sus conocimientos y especialmente de sus competencias pedagógicas, para conformar el equipo que corresponda a su filosofía y estilo de juego. Ese proceso necesita de tiempo, pero esperamos que en la fecha diez aproximadamente ya tengamos el equipo bien conformado.

Más Noticias de esta sección

Publicidad