Descubren en Portugal un fósil de saltamontes con 300 millones de años

CIENCIA
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


 Lisboa, EFE).- Un equipo de investigadores lusos ha descubierto en el norte de Portugal los restos fósiles de un saltamontes de más de 300 millones de años, un hallazgo "extremadamente raro" en la península ibérica, donde solo existen seis ejemplares de esta categoría.


Los restos fósiles se encontraron hace dieciséis años en la cuenca carbonífera del Duero, en la región de São Pedro da Cova, en el noroeste del país, pero la investigación no comenzó hasta el pasado año y llegó a la conclusión de que se trata de un arqueortóptero del carbonífero de hace exactamente 303 millones de años.

La orden de los arqueortópteros comprende, entre otros, a los ortópteros, es decir, saltamontes, grillos e insectos estrechamente relacionados.

"Mayoritariamente encontramos restos de insectos de cucarachas, un grupo más común en el periodo carbonífero. De un saltamontes es extremadamente raro. Es probablemente uno de los más antiguos del mundo, al menos en la península", explica en entrevista con Efe el descubridor del fósil, Pedro Correia.

Le puede interesar: "Colombianización", una obra que cuestiona cómo Colombia se vende al mundo

El hallazgo revela un nuevo género y una nueva especie para la ciencia, sostiene Correia, doctorado en el Centro de Geociencias de la Universidad de Coimbra y especializado en plantas e insectos fósiles.

SOLO SEIS EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

En la península ibérica solo se han hallado seis restos fósiles de arqueortópteros, cuatro en España y dos en Portugal, con entre 303 y 299 millones de años de antigüedad.

"En Portugal y en España los especímenes encontrados de insectos son rarísimos y es algo que nos hemos estado preguntando a lo largo de estos años", dice Correia.

La escasez de restos no significa que estos insectos no abundaran hace 300 millones de años. De hecho, en otras zonas de Europa, como Francia y Alemania, se han encontrado numerosas muestras, lo confirma que "es raro en el registro fósil, pero en su época era muy común".

¿A qué se debe la falta de hallazgos en la península? "Aún no hay una explicación clara. Probablemente tenga que ver con los ambientes poco calmados, poco tranquilos para la sedimentación", responde el arqueólogo.

"Es probablemente casi imposible encontrar un insecto completo porque eran lugares donde había acumulación de plantas y restos animales. Eran ambientes, desde el punto de vista geológico, muy tectónicamente activos, con sistemas fluviales que transportaban los restos", justifica.

LUSITADISCHIA SAI

Bautizado como "Lusitadischia sai", el fósil es el segundo registro de la familia Oedischiidae conocido en la península y se encuentra en el Museo de Historia Natural y Ciencias de la Universidad de Oporto.

El descubrimiento demuestra que la especie está subestimada por el limitado potencial de este tipo de fauna prehistórica y por la dificultad para reconocer estos hallazgos en condiciones de conservación.

"A nivel de interés científico es una prueba más de que a pesar del registro limitado de este tipo de insectos existía y de ser raros no significa que existiera poca diversidad", apostilla Correia. EFE

bbo/mar/jac


Escrito por:
Autor: Aprendiz Sena