Inicia la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza

La imposición de cenizas, símbolo de humildad y recordatorio de la transitoriedad de la vida, invita a los cristianos a emprender un viaje interior hacia la conversión y a prepararse para vivir plenamente el Misterio Pascual.

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

En el Miércoles de Ceniza, los cristianos marcan el inicio de la Cuaresma con la imposición de cenizas, un gesto simbólico que invita a la reflexión, la penitencia y la preparación espiritual para el Misterio Pascual.

 La Cuaresma, que data de la Iglesia primitiva, ha evolucionado a lo largo de los siglos, estableciendo un periodo de cuarenta días de ayuno y reflexión para imitar el ayuno de Cristo en el desierto. La tradición de la imposición de cenizas ha perdurado, marcando el Miércoles de Ceniza como un día especial en el calendario litúrgico cristiano.

 En el pasado, los fieles participaban en prácticas penitenciales públicas, pero con el tiempo, estas fueron reemplazadas por la imposición de cenizas en la frente. La Iglesia Católica mantiene esta práctica, obteniendo las cenizas de la cremación de las palmas utilizadas en el Domingo de Ramos del año anterior. En otras denominaciones cristianas, como la anglicana y la luterana, este gesto ha evolucionado en un servicio más simple.

 La ceniza, derivada de la combustión, simboliza la transitoriedad y fragilidad de la vida, recordando a los fieles su condición mortal. Esta tradición encuentra raíces bíblicas, como en el libro de Jonás, donde la ceniza se utiliza para describir la conversión de los habitantes de Nínive.

 El Miércoles de Ceniza, que coincide con el fin de las festividades de carnaval en muchas culturas, marca el inicio de la Cuaresma. La imposición de cenizas, gesto simbólico, se presenta como respuesta a la llamada a la conversión y como puerta de entrada al ayuno cuaresmal. Este periodo culmina en la Vigilia Pascual, simbolizando un renacimiento espiritual a través del fuego, el agua y la luz.

 Mientras los fieles reciben la ceniza en la frente, las palabras del ministro, "Arrepiéntete y cree en el Evangelio" y "Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver", resuenan como recordatorio de la fugacidad de la vida, la búsqueda de la conversión y la aceptación del Evangelio.





 Le puede interesar:   ONU pide investigar muertes y arrestos en protestas contra el retraso electoral en Senegal

¿De dónde se obtienen las cenizas para el Miércoles de Ceniza?

 El Miércoles de Ceniza millones de católicos escucharán una de estas dos fórmulas bíblicas: “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” o “Conviértete y cree en el Evangelio”, mientras los sacerdotes aplicarán cenizas en sus frentes, haciendo la señal de la cruz.

 ¿Pero de dónde obtienen esas cenizas negras o grises? De acuerdo a las instrucciones del Misal Romano, las cenizas se obtienen típicamente de las palmas o ramos del Domingo de Ramos del año anterior.

 Estos ramos son quemados hasta obtener un fino polvo y, en países como Estados Unidos, son mezclados con agua bendita o aceite de crisma para crear una pasta. En otras partes del mundo a veces se esparcen cenizas secas en la cabeza, en vez de una pasta.

 
Le puede interesar:  Folclor en Santa Marta, los carnavales se viven a otro precio

 10 datos importantes sobre el Miércoles de Ceniza

 

  1. Miércoles de Ceniza: El primer día de Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza, que este año se celebrará el 14 de febrero, inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. El cual explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.


Le puede interesar:  Domingo de Carnaval: así se vive la Gran Parada de Tradición en Barranquilla

 

  1. La imposición de cenizas surgió en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. En aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un "hábito penitencial" para recibir el Jueves Santo el Sacramento de la Reconciliación.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos durante casi 400 años y, a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

 

  1. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en el artículo 125 del Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, documento publicado por el Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos:

"El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual".

 

  1. Las cenizas tienen más de un significado

La palabra ceniza, que proviene del latín cinis, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: "Dios formó al hombre con polvo de la tierra" (Gn 2,7); "hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho" (Gn 3,19).

 
Le puede interesar:  Horario de Imposición de la Santa Ceniza en Santa Marta

  1. Las cenizas se hacen con las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

 

  1. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa, al término de la homilía, y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo con ellas la señal de la cruz, mientras el ministro pronuncia las frases: “Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás”, o “Conviértete y cree en el Evangelio”.

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase pronunciada.

 

  1. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote, la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto preceda una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que, como todo sacramental, las cenizas sólo pueden ser bendecidas por un sacerdote o diácono.

 

  1. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos “preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella”.

 

  1. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y, por lo tanto, la imposición de la ceniza no es obligatoria. No obstante, siempre es recomendable participar en la Misa.

 

  1. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia


Le puede interesar:  FundéuRAE: “aprobar una ley”, mejor que “pasarla”


En el Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia —como en el Viernes Santo—, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden consumir una comida "fuerte".

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del Rosario.



Más Noticias de esta sección

Publicidad