×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 6131

Clases virtuales: lo bueno, lo malo y lo nuevo

Actualmente las clases son virtuales para todos los niveles académicos.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger
El entorno virtual permite disponer de múltiples herramientas para desarrollar el ejercicio de la academia.

Las plataformas virtuales han sido oportunas para la conexión de las personas y la continuación de la educación durante la pandemia. La adaptación a este sistema de aprendizaje, existente desde hace más de una década, ha tenido que ser muy rápida para continuar los procesos estudiantiles referentes al presente año escolar. Para algunos ha resultado de mucho provecho la implementación de las clases remotas, mientras que para otros el sistema es tortuoso y dificulta el aprendizaje. El docente universitario Julián Libreros Serna, magíster en Informática Educativa señala algunas de las ventajas y desventajas de realizar clases virtuales.

Una de las principales ventajas, de acuerdo con Libreros, es poder utilizar las diversas herramientas tecnológicas para realizar cualquier actividad académica; sean textos, videos, imágenes, audios, y poder ‘hablar el mismo idioma’ de los jóvenes hoy en día. Esta forma de interacción con los estudiantes en edades juveniles permite compartir conocimientos de herramientas para hacer un ejercicio académico a través de una red social, una página web, una aplicación, etc.
Inconvenientes técnicos
Julián  Libreros Serna  Magíster en Informática Educativa  Docente  universitario
Julián Libreros Serna Magíster en Informática Educativa Docente universitario

A pesar de ser la tecnología una gran ventana a nuevas formas de aprendizaje, de acuerdo con el docente Julián Libreros, son mayores las desventajas, debido a que para acceder a este tipo de educación es necesario tener conectividad.

“Muchos estudiantes no tienen un medio digital como un celular o un computador, sumado a eso, aquellos estudiantes que viven en municipios donde no llega el internet y no tienen datos, les queda muy difícil”, señala Libreros Serna.

El reto para los docentes

Con respecto a los docentes, la ventaja ha sido para aquellos que ya utilizaban la tecnología en el aula, por lo que han podido aprovechar esos conocimientos para apoyar a otros docentes. Sin embargo, la mayoría no estaban preparados para migrar al entorno digital. A estos maestros, sobre todo los mayores de 40 años, les ha tocado un gran reto de aprender, investigar, conocer y adaptarse, para poder educar de forma virtual.

Por último, Libreros Serna, desde su experiencia, señala la importancia de distinguir el entorno virtual del presencial, debido a que algunos docentes realizan videollamadas de dos y tres horas como una clase magistral, sin tener en cuenta qué están haciendo los estudiantes al otro lado del computador y si realmente están presentes.

La invitación es a realizar un buen uso de esta nueva forma de educar, teniendo en cuenta la multiplicidad de herramientas disponibles en las plataformas.

Lo bueno

Estar en un entorno conocido para los estudiantes, quienes ya conocen y usan la tecnología, por lo que les permite adaptarse más fácilmente, sacar provecho de las clases y compartir conocimientos tecnológicos con los docentes para un mejor desarrollo del proceso de aprendizaje.

Lo malo

Las dificultades de quienes no poseen internet o una herramienta como computador, celular o tablet para acceder a la educación que actualmente se imparte de forma remota.

Lo nuevo

Utilizar todo tipo de herramientas propias del entorno virtual para desarrollar las clases, tales como videos, audios, textos e imágenes, lo que permite mayor interactividad y un aprovechamiento de recursos educativos que enriquecen las clases.

Más notas de esta Revista

Publicidad