Entre tradiciones y agüeros, así se vive el fin de año en los hogares samarios

El fin de año es una de las fiestas más tradicionales, en la que las familias se reúnen dejándose contagiar por los diferentes agüeros que año tras año se convertían en costumbres.

Otros especiales
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Desde llevar plata en los bolsillos durante el pito de fin de año, “para atraer la abundancia”, como ir a la iglesia a tempranas horas para librarse de todos los pecados y llegar purificado al año que inicia, son de las costumbres que miles de samarios aún mantienen.

Pero, así como aún se mantienen estas tradiciones, hay otras que han ido desapareciendo y según los expertos, esto se da porque las familias son distintas y los encuentros son distintos; además  el tema de la pandemia influyó bastante.

Por Pedro Mercado B.
Redacción EL INFORMADOR


Llega el 31 de diciembre y con él la nostalgia de otro año que se va.  Es un día de recuerdos, reflexiones, tristezas, alegrías y nuevos propósitos, pero especialmente, un día de tradiciones y agüeros, de los cuales unos se mantienen con el tiempo, mientras que otros ya es poco común verlos en las familias samarias.


Así vive el 31 de diciembre una familia samaria


Aunque cada estrato socioeconómico vive el 31 de diciembre de una manera diferente, son varias las tradiciones y agüeros que se comparten entre las familias samarias; uno de ellos es el de ir a la iglesia desde muy temprano, ya sea la católica o protestante.

Le puede interesar:
 El muñeco de año viejo, la tradición que poco a poco desaparece en Santa Marta

Son las 6:00 de la mañana del 31 de diciembre y una tradicional familia católica samaria asiste a la iglesia. Ya en el templo, son muchas las peticiones para el próximo año, además de dar gracias al Padre Celestial por un año en el que los mantuvo unidos. Asimismo, los propósitos de ser una mejor persona, asistir más seguido a la iglesia y hasta orar por milagros.

Esta es una de las tradiciones que se mantiene con el tiempo en la ciudad de Santa Marta, pues solo por el 2020 fue que se vio poca afluencia de público en los templos por culpa de la pandemia. Para para este año se espera una gran cantidad de feligreses en las distintas iglesias de la ciudad.



El pastel, sin lugar a dudas es el plato que nunca falta durante la celebración de fin de año en las familias samarias.

Una buena cena

Y es que luego de orar y dar gracias a Dios por todo lo bueno del año, las familias regresan para organizar lo que será la cena, la cual comprende los platos típicos de esta zona del país, entre los que encontramos el pastel de arroz, que sirve para el desenguayabe del 1 de enero y el sancocho y el sancocho que según la creencia reduce los niveles de alcohol por lo que muchos lo prefieren para poder extender la parranda de Nochevieja.

Tambén le puede interesar: ¡Navidad, dulce navidad! El espíritu navideño llega a los hogares de Santa Marta

Estrenar ropa

Aunque no es tradición típica de este día, pues los 24 también se estrena, si es más importante, pues para esta fecha, tanto los padres como los hijos lo hacen.

Hay quienes aseguran la pinta desde mucho antes, mientras que otros dejan todo para última hora e intentan conseguir algo bonito o de moda.


Aunque no es tradición típica de este día, pues los 24 también se estrena, si es más importante, pues para esta fecha, tanto los padres como los hijos lo hacen.


La reunión familiar

Llega la reunión familiar y con ella los agüeros, aquí en medio del trago y comida se comienzan a presentar algunos que se mantienen con el tiempo:


Decorar la mesa con trigo 

Aunque esta es una tradición nacional, también es una más antiguas en la mayoría de hogares samarios. Esta decoración se realiza con la esperanza de que el año siguiente sea fructífero, con mucho para comer. Idealmente, es mejor tener 12 tallos de trigo sobre la mesa, para reflejar el número de meses del año y los cambios de estación.


Llevar dinero en los bolsillos 

Probablemente la tradición más practicada por todos. Tener efectivo en la mano o en el bolsillo a la medianoche simboliza un año financiero prometedor. No tiene por qué ser grandes cantidades, solo unos pocos pesos para cuando el reloj marque la medianoche para representar la seguridad financiera en el año que viene.


Llevar dinero en los bolsillos, probablemente la tradición más practicada por todos. Tener efectivo en la mano o en el bolsillo a la medianoche simboliza un año financiero prometedor.


Entrar con buen pie en el nuevo año

Una vez que el reloj ha sonado y es oficialmente el Año Nuevo, los samarios creen que el primer paso debe darse con el pie derecho. ¿La razón? Literalmente, para comenzar el nuevo año con el "pie derecho", es decir, comenzar el nuevo año de una buena manera. 


Ponerse ropa interior amarilla

Es una tradición más de los estratos socioeconómicos altos, pues muy poco se ve en las familias de barrios populares. Algunas personas incluso sugieren que, para maximizar el efecto, deben llevarse al revés antes de la medianoche y, después, volverse a poner de la manera correcta.

Leer más: Revive la tradición en las calles samarias


Quemar el muñeco de Año Nuevo

Por último, y aunque desaparece poco a poco por las restricciones a la pólvora, en algunos barrios quemar el muñeco de Año Nuevo es una forma de deshacerse del año anterior y lo que representa. Los muñecos que se queman generalmente están hechos de cartón, paja y aserrín, y no tienen que representar a nadie en particular. La clave es prender el fuego justo al llegar la medianoche.


Pese a que son muchas tradiciones culturales que adornan esta “bonita y mágica” celebración, son muchas las que con el tiempo han ido desapareciendo y hoy hacen parte del pasado, quemas el muñeco de año viejo, una de ellas.

Y así termina una de las fechas más importantes para los samarios, colombianos y gran parte de la humanidad. Ya desde el primero de enero es importante comenzar a materializar los propósitos, promesas y todos esos planes hechos durante un día de tradiciones y agüeros.



Ir a la iglesia muy temprano el 31 de diciembre es una de las tradiciones que se mantiene con el tiempo en la ciudad de Santa Marta.

Tradiciones poco practicadas:


Doce uvas al finalizar el año: esta es una de las tradiciones que muy poco se practica en los hogares samarios y sobre todo en los estratos bajos. Tradicionalmente, cada uva estaba destinada a representar un deseo, pero ya estos se piden de otra manera. 

Llevar lentejas en los bolsillos: se trata de otra de las tradiciones de Año Nuevo que se practicaba en décadas pasadas y consistía en que cada 31 de diciembre, la gente se llenaba los bolsillos de lentejas, de cualquier color o tipo, con la esperanza de tener un Año Nuevo exitoso y abundante.


Dar vuelta a la manzana con maleta en mano para que el año esté lleno de viajes y nuevas aventuras es uno de los agüeros que muy poco se hace, más por la inseguridad que por olvido.


Destacado: 

Salir a dar un paseo con la maleta, sin lugar a dudas el agüero más practicado en otras épocas en esta ciudad y todo el país; esta se daba para asegurarse de que el próximo año estuviera compuesto por 12 meses de viajes y aventuras, pero la ola de inseguridad que se vive imposibilita la práctica de este agüero, por lo que las mismas autoridades recomiendan no hacerlo.




Escrito por:
Autor: Glenda Lozano

Más Noticias de esta sección

Publicidad