Argentina vive el peor momento de la pandemia según Ministra de Salud  

Foto referencia

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Buenos Aires, 21 abr (EFE).- La ministra de Salud de Argentina, Carla Vizzotti, dijo este miércoles que el país “está viviendo el peor momento de la pandemia” y que el sistema de salud “está en tensión”, por lo que justificó la polémica suspensión de las clases presenciales en la zona más populosa de esta nación.

“Argentina está viviendo el peor momento de la pandemia desde el 3 de marzo del año pasado”, dijo Vizzotti en rueda de prensa. “Este es el momento de más riesgo”, agregó, “es por eso que Argentina tomó esta decisión”.

Se refiere a la suspensión de las clases presenciales, entre otras restricciones hasta el 30 de abril, en la zona metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que la ministra calificó como la más populosa del país y una de las cinco más grandes de América latina, lo que ha generado una disputa política y judicial entre la capital del país -uno de los dos distritos que gobiernan el AMBA- y la nación.

También ha provocado diversas movilizaciones de padres, alumnos y docentes para continuar con la presencialidad. “Se vio que el aumento del número de casos fue exponencial y eso ponía en riesgo concreto la posibilidad de respuesta del sistema de salud”, explicó.

Le podría interesar: Argentina produce la primera partida de la vacuna Sputnik V  

Según los datos que se brindaron, la situación epidemiológica es diferente al año pasado por la velocidad de aumento de los contagios y la circulación de nuevas variantes.

Y se agregó que si bien el AMBA está en una situación crítica en camas de terapia intensiva y en velocidad de aumento de casos, los contagios están creciendo de manera exponencial en la mayor parte del país: el 75 % de los municipios de más de 45.000 habitantes está en alto riesgo epidemiológico.

Riesgo colectivo

Argentina batió récords diarios de casos, y ha acumulado 2.743.620 contagios desde el inicio de la pandemia y 59.792 fallecimientos.

La semana pasada, el Gobierno nacional emitió un decreto que suspende las clases presenciales por dos semanas, con el que el Ejecutivo local de Buenos Aires, que defiende que la escolaridad no es foco de contagio, se mostró en contra por tratarse, según afirmaron las autoridades, de una medida inconsulta e impuesta por la nación.

Una cámara de apelaciones de Buenos Aires emitió el domingo un fallo que ordena a continuar con las escuelas abiertas y, aunque el martes un juzgado federal ordenó todo lo contrario, el Gobierno de la capital optó por no acatarlo hasta que la Corte Suprema dé su opinión al respecto.

Según Vizzotti, la decisión de la nación se fundamenta en “priorizar la salud y poner en jerarquía el riesgo colectivo”.

Sistema de salud en tensión

Vizzotti no descartó nuevas medidas restrictivas. “Necesitamos que disminuya la velocidad de los contagios y que disminuya la cantidad de ingresos a terapia intensiva”, indicó.

Porque advirtió que el sistema de salud “está en tensión” en todo el país y sobre todo en el AMBA, situación a la que ha llegado de forma “muy rápida”.

Según datos oficiales, el 64,9 % de las camas de terapia intensiva está ocupado a nivel nacional, pero sube al 75 % si solo se considera Buenos Aires y su populosa periferia.

La ministra dijo que se está reorganizando el sistema de salud para dar de alta y minimizar las cirugías programadas, porque el 40 % de las camas estaban ocupadas con pacientes no covid-19.

En tanto, aclaró que la cantidad de casos confirmados “tiene una proporción importante de personas más leves”, con menos síntomas e incluso asintomáticas “porque la capacidad de testeo ha aumentado mucho”.

Hito de producir la Sputnik

Las medidas restrictivas ante la aceleración de contagios se tomaron en un contexto de demora en la campaña de vacunación, ya que según datos oficiales, hasta el momento se han aplicado 6.550.568 dosis a una población de unos 45 millones de habitantes.

Vizzotti mencionó “la gran noticia” de que Laboratorios Richmond pueda producir la vacuna rusa Sputnik en Argentina.

“Es una colaboración importante para seguir buscando más y mejores oportunidades para fortalecer el acceso de la población a la vacuna con proyección de poder colaborar con Latinoamérica”, dijo.

Quizás le interese: Argentina comienza a vacunar a los adultos mayores contra la covid-19

“Tenemos que ser prudentes”, señaló, al tener que esperar los controles de calidad del Centro Gamaleya y teniendo en cuenta la complejidad en el proceso de producción.EFE




Más Noticias de esta sección

Publicidad