Al menos 22 personas mueren en nuevo ataque de rebeldes ugandeses en RD Congo

Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


(EFE).- Al menos 22 civiles fueron asesinados anoche en un nuevo ataque perpetrado por los rebeldes ugandeses de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) en el noreste de la República Democrática del Congo, según confirmaron este domingo a Efe fuentes militares.


El incidente se produjo en la aldea de Ndombi, perteneciente al territorio de la localidad congoleña de Beni, en la convulsa provincia de Kivu del Norte.

Según dijo a Efe el mayor Mak Hazukay, en calidad de portavoz del Ejército para las operaciones que se realizan en la zona, la situación es muy difícil en los alrededores de Beni, donde el pasado viernes los rebeldes de las ADF ya habían causado otros 6 muertos.

"Son verdaderamente complicadas las incursiones de los asaltantes. Desgraciadamente, alcanzaron esta aldea y mataron con machetes a los habitantes", lamentó Hazukay.

La organización Sociedad Civil de Beni confirmó también el ataque, pero advirtió de que el balance de muertos podría aumentar por el posible descubrimiento de nuevos cuerpos.

Estos ataques se produjeron a pesar de las medidas adoptadas recientemente por los militares congoleños y la misión de la ONU en el país (Monusco), que a la vista de la imposibilidad de contener los ataques y del creciente descontento de la población han decidido coordinar sus operaciones para neutralizar a las docenas de bandas insurgentes que castigan la zona.

El pasado mes, de hecho, cientos de personas saquearon la sede de la Monusco en Beni en protesta por su "pasividad" ante las incursiones letales de los rebeldes ugandeses.

La ONG local Centro de Estudios por la Promoción de la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos (Cepadho) estima que solo en el último mes murieron a manos de las ADF unos 153 civiles.

Este grupo empezó su campaña violenta en 1996 en el oeste de Uganda como contestación política al régimen del presidente ugandés, Yoweri Museveni, pero la presión militar forzó su repliegue a la frontera con la RDC.

Desde allí efectúan incursiones en Kivu del Norte, sobre todo para saquear y lograr aprovisionamientos.

Su programa es difuso, más allá de una posible conexión con la organización yihadista Estado Islámico (EI) y un repetido "modus operandi", consistente en atacar y ocultarse gracias a una geografía montañosa.

La situación de inseguridad dificulta también gravemente la respuesta al brote de ébola que afecta a las provincias de Kivu del Norte e Ituri desde agosto de 2018 y que ya ha causado 2.213 muertos, de acuerdo con los últimos datos oficiales. EFE


Más Noticias de esta sección

Publicidad