“Núcleos territoriales”, silvopastoreo, bonos de carbono

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Miguel Lacouture Arevalo

Miguel Lacouture Arevalo

Columna: Opinión

e-mail: clearyclear@gmail.com

Twitter: @lacoutu


El acuerdo celebrado entre el Gobierno Nacional y Fedegán, como “Facilitador”, en la puesta en marcha de la oferta de compra de tres millones de hectáreas por el Estado,  con la finalidad de conducir a lograr la dirección de la economía agropecuaria de forma centralizada, controlando la producción de alimentos básicos necesarios que permita garantizar la seguridad alimentaria de la Nación. 

Pues bien, el acuerdo trae inmerso el concepto de “Núcleos Productivos”, cómo instrumento esencial para el alcance de los propósitos, busca la mayor concentración de tierras fértiles en  áreas determinadas, cercanas  o en bloques que conduzca el desarrollo homogéneo de las empresas agrícolas, produciendo economías de escala, tanto en gastos como en producción y transformación, mejorando los márgenes de utilidad del empresario del campo a través de instrumentos asociativos; apalancado en el extencionismo agrícola llevará el bienestar general para quienes llegasen a ser adjudicatarios a través de la titulación de tierra o entrega  de la nuda propiedad, arriendo, ajustada a producción de alimentos previamente pactados, atendiendo las recomendaciones de los estudios y mapas de cultivos elaborados por la Upra y el Catastro Multipropósito; apoyados en la dirección centralizada de las políticas de cultivos finalmente se logre sacar a la población rural de la postración socioeconómica acabando con la economía de mera subsistencia y; revierta la diáspora rural/urbana, con esto el campo pase a ser quien genere la seguridad alimentaria de la Nación y real polo de desarrollo socioeconómico.

Una de las bases del acuerdo es el apoyo a la Ganadería Silvopastoril para liberar áreas de tierra fértil  que hoy por razones de falta de infraestructura productiva (Integralidad) y alta aleatoriedad están dedicadas a la ganadería extensiva. La oferta de Fedegán aceptada por el gobierno,  gira en el apoyo técnico financiero que reduzca las áreas de ganadería de pradera  a silvopastoreo,  con grandes ventajas probadas:

1/ Aumento de carga animal año, pasando de 2 a 3 a 6 reses hectárea año una vez establecido.

2/ Pasar de Carbono Neutro a Carbono Negativo; la vegetación  del entorno Silvopastoril tiene mayor capacidad de absorción del G.E.I., que los metanos emitidos por la carga de bovinos.

3/ Certificado el silvopastoreo como Carbono Neutro o Negativo, puede ser sujeto de Bonos de Carbono.

4/ La experiencia ha mostrado el Silvopastoreo como alternativa efectiva para el desarrollo de ganaderías sin confinamiento con alimentación natural, que se traduce en mejores ingresos.

La propuesta hecha por el Dr. Lafaurie para liberar 10 millones de hectáreas de tierras fértiles encuentra soporte en los principios anteriores, si el gobierno nacional ejecuta la propuesta con las grandes ventajas que se tienen no debe dudar en implementarle y establecerle, antes de cualquier intento la financiación y puesta en marcha de estos proyectos que permitan el propósito de liberación de tierras fértiles en el mediano plazo, con los mercados ávidos de consumo de carne bovina sostenible  sea despostada  o en pie. 

Con este apoyo se podría doblar el hato ganadero colombiano y posicionarlo como un jugador importante en el mercado mundial. 

Ministra si se pone en marcha la propuesta logra tres propósitos básicos:

1/ Generar confianza en el gremio.

2/ Desarrollar la empresa productiva ganadera Sostenible con productos certificado ambientalmente.

3/ Colateral, la meta de tres millones de hectáreas estará cada vez será más cercana de cumplir como propósito de gobierno.



Más Noticias de esta sección