Estado rico, país pobre

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger

Escrito por:

Luis Tabares Agudelo

Luis Tabares Agudelo

Columna: Opinión

e-mail: tabaresluis@coruniamericana.edu.co


Cuando un país se decide por aspirar pertenecer a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico debe cumplir con rigurosos requisitos pues la Ocde es conocida en el mundo como el club de los países ricos.

Esta organización fue fundada en 1961 con la misión de administrar el plan Marshall que fue un programa implementado por Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial con la misión de eayudar a los países europeos a recuperarse de la destrucción dejada por el conflicto bélico y para proteger al mundo de la proliferación del comunismo.

Dentro de los principales requisitos para su ingreso están primero, ser una democracia respetuosa de los derechos humanos, separación de poderes, alternancia de partidos políticos gobernantes. Y Segundo, inversión en infraestructura (carreteras y vías), propiedad intelectual, educación, salud, trabajo y atacar desde el Estado la corrupción, luchar contra la inflación y el lavado de activos.

Además de lo anterior, a Colombia se le exigió el manejo ambiental, de químicos, gobierno corporativo de empresas públicas, comercio, empleo, asuntos fiscales, seguridad social, mercados financieros, desarrollo territorial, educación, salud, infraestructura en general como las vías principales, secundarias y terciarias, y por último, lo relacionado a la agricultura.

El 28 de abril de 2020 nuestro país se convierte en el miembro 37 de la OCDE después de una ardua tarea de dos años. Lo hace buscando volverse mas competitivo con mayor desarrollo económico y social para obtener mayor crecimiento económico.

Pero la competitividad y el desarrollo de un país por lo general va amarrado a una óptima seguridad jurídica para que lleguen por montones los inversionistas extranjeros sin miedo de invertir su dinero pues los espanta una reforma tributaria cada año para cuadrar el déficit fiscal por las artimañas de la corrupción. Asimismo, que el país cuente y tenga excelentes vías principales, secundarias y tercerías para transportar las exportaciones hasta los puertos y los campesinos agricultores puedan sacar sus productos.

Colombia hoy tiene un atraso en vías de más de 30 años y según el Banco Mundial, se encuentra en la posición 94 entre 160 países analizados, además ocupa el puesto 120 con respecto a la calidad de sus carreteras, siendo fatal para el desarrollo económico que aspira dejándolo sin capacidad para competir más aún ahora que andamos como locos aparentando ser un país rico y firmando cuanto tratado de libre comercio nos propongan.

Igualmente, según reciente estudio del Foro Económico Mundial, Colombia -entre 141 países- ocupa el 81 en infraestructura vial y el 104 en la calidad de sus carreteras con el agravante que tiene el segundo puesto en cantidad de peajes en sus vías.

Así las cosas, para un país netamente agrícola que además le apuesta al turismo, el actual atraso en sus vías es una tranca en la rueda del desarrollo y competitividad que limita el crecimiento económico al que le quiere apostar nuestro modelo económico.

En síntesis, mientras no se invierta en las vías tercerías y secundarias para que al campesino no se le maduren sus productos agrícolas en sus parcelas porque no puede sacarlas al mercado nacional o internacional por lo pésimo de las vías terciarias, seguiremos siendo eternamente un país pobre en vía de desarrollo con el rango más alto de costos por tonelada transportada de la región.

Ahora bien, bonito negocio hizo el Estado Colombiano cuando dejó que se terminara con sus trenes si hoy todo país desarrollado, competitivo y con excelente crecimiento económico los tiene.
¿Para cuándo permitirá la corrupción la navegabilidad del rio Magdalena?


Más Noticias de esta sección

Publicidad