Rodrigo De Bastidas El fundador de un paraíso terrenal

Especiales Periodísticos
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En esta ocasión Santa Marta cumple 495 de haber sido fundada por Rodrigo De Bastidas, un conquistador español que, en conjunto con Cristóbal Colón, recorrió gran parte de lo que hoy en día se conoce como las costas de Panamá y Colombia.

Por Adriana Cuao
Redacción EL INFORMADOR

En 1525, Rodrigo Galván De Bastidas desembarcó en un territorio indígena al que bautizó como Santa Marta, luego de que cuatro años antes, en 1521, hubiese solicitado a Carlos V, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, un permiso especial que le diera la capacidad de fundar una ciudad en territorios que antes había visitado en sus viajes de exploración terrestre. 
Bastidas nació en Triana, Sevilla, España, en 1475, fue notario y duelista y se le conoce por ser uno de los conquistadores con mayor influencia en el continente americano, debido a sus misiones recorriendo la costa atlántica de Colombia, el río Magdalena y el istmo de Panamá.
                                                                                                               
En 1500, el Emperador español le concedió por primera vez la autorización de explorar tierras que, hasta el momento, no habían sido descubiertas por Colón en ninguno de sus viajes. Fue así como, al año siguiente, inició un itinerario de navegación que lo llevó a enterarse de la existencia, no sólo de la bahía de Santa Marta, sino también de Cartagena, el Urabá y parte de las costas panameñas.

No obstante, dicha ruta debió ser interrumpida por temor a que sus naves cedieran en medio del recorrido por el mal estado en el que se encontraban, causado por las hormigas blancas que habían deteriorado los cascos de las naves, fue por eso que viajó de regreso al sitio que, en aquel entonces, era considerado como el punto de operaciones de los conquistadores, la isla La Española, que hoy en día se conoce como Santo Domingo, capital de República Dominicana.
El Itsmo de Panamá también fue una zona descubierta por el fundador de Santa Marta.
El Itsmo de Panamá también fue una zona descubierta por el fundador de Santa Marta.
Bastidas en Panamá

Rodrigo De Bastidas descubrió también las costas panameñas en aquel viaje ejecutado en 1501, luego de haber trascurrido ocho años desde el paso de Colón en América.

Según la reseña histórica publicada por el Servicio Informativo de los Estados Unidos en 1953, el colono salió de Cádiz en octubre de 1501, junto con el piloto Juan de la Cosa, a explorar el Nuevo Mundo. En dicha travesía, dieron con las tierras del litoral venezolano, además del Cabo de la Vela, el río Magdalena y las islas existentes y sin colonizar ubicadas entre el afluente y el Golfo de Urabá.

En ese mismo desplazamiento, descubrió la costa de Panamá, más exactamente las tierras ubicadas entre el río Atrato, pasando por Punta Manzanillo y el Puerto del Escribano, bautizado así en su honor y a la profesión que desempeñaba en su natal Sevilla. Tres años después, en 1504, volvió a ese mismo lugar e hizo oficial su descubrimiento ante la corona española.

Este sitio es llamado actualmente el Istmo de Panamá, y se le define como un accidente geográfico de 700 kilómetros que generó la unión entre América Central y América del Sur, y que contiene un pequeño porcentaje ubicado en el departamento colombiano del Chocó.
En 1510, las tribus asentadas en la Bahía de Gaira derrotaron a los primeros colonos españoles que llegaron al lugar.
En 1510, las tribus asentadas en la Bahía de Gaira derrotaron a los primeros colonos españoles que llegaron al lugar.
Conquista de Santa Marta

Tras 24 años desde su primer recorrido por el puerto de Santa Marta, Bastidas regresó en 1525 con una capitulación que le dio la autoridad de fundar y colonizar, en aras de expandir la zona de influencia de la corona española ante la constante amenaza de Inglaterra, que ya en 1521 se había declarado enemiga directa de los españoles.

Los cuatro barcos que estaban junto con él en la misión, atracaron en el Puerto de Gaira el 29 de julio y bautizó a la ciudad en honor a Marta de Betania, cuya celebración religiosa se conmemora en esa misma fecha. En ese entonces, el territorio a gobernar iba desde lo que se conoce hoy como El Cabo de la Vela, hasta la desembocadura del río Magdalena.

La fundación de Santa Marta quedó oficializada en una ceremonia presidida por el mismo Bastidas, que contó con la presencia de colonos y nativos. Posteriormente, se encargó de desaparecer uno de los buques en el que habían llegado para que, quienes llegaban con él, no consideraran la idea de regresar y poder colonizar el territorio recién fundado, del cual se convirtió gobernador.

De acuerdo con los datos históricos, los indígenas tayronas y bondas, se mostraron reacios ante la presencia de los más de cincuenta españoles que llegaban a colonizar a unos habitantes que, durante muchos años, habían sido dueños unitarios de la próspera tierra, motivo por el cual no dudaron en iniciar ataques directos en contra de los considerados “intrusos” con flechas envenenadas.

Una situación diferente se presentó con los pobladores de Taganga y Gaira, puesto que estos nativos tomaron la determinación de invitar a los españoles a llevar una convivencia pacífica que no afectara a ninguno de los dos bandos. Fue así como se formó una alianza entre estos que dio pie al desarrollo de la ciudad, principalmente con la construcción de empalizadas.

Fallecimiento

Acorde con las versión que sostuvieron y difundieron los cronistas de la época, durante sus años como gobernador de Santa Marta, Bastidas se encargó de entablar una relación cordial con los indígenas del territorio que le permitiría mantener una convivencia pacífica, en medio de las posibilidades, teniendo en cuenta que los nativos poseían amplios conocimientos en la creación de venenos y tenían habilidades excepcionales con los arcos y flechas.

Así mismo, se cuenta que incluso obligaba a trabajar a los españoles que habían llegado con él a colonizar, situación que no fue del total agrado para sus connacionales que, poco después, se encargaron de firmar su sentencia de muerte.

En medio del mal manejo de la higiene del asentamiento, el fundador de Santa Marta fue una víctima de una enfermedad que poco a poco lo fue debilitando, hasta dejarlo postrado en una cama.
Estando en ese punto, el teniente Juan de Villafuerte, Pedro Porras y un grupo de siete soldados, lo atacaron con varias puñaladas mientras reposaba en su lecho, alimentados con la furia que les producía el trato que Bastidas les daba a los nativos. A pesar del ataque, logró sobrevivir, y fue auxiliado por Rodrigo Álvarez Palomino, quien se encargó de buscar a los culpables en conjunto con algunos habitantes.

No obstante, la salud de Bastidas deterioró a tal punto que decidieron emprender un viaje de regreso a la isla La Española (Santo Domingo), sin embargo, en el camino las condiciones meteorológicas obligaron a desviar el camino, atracando entonces en Santiago de Cuba, en donde falleció casi inmediatamente después de la llegada del barco. Los perpetradores de la agresión fueron enviados a Santo Domingo, en donde la autoridad los condenó a la horca.

Restos

Desde 1953 los restos del conquistador español se encuentran en la Catedral Basílica de Santa Marta.
Inicialmente habían sido depositados en la catedral de Santiago de Cuba, pero, tiempo después, su hijo Rodrigo De Bastidas, notable obispo de Venezuela y Puerto Rico, solicitó una exhumación y los dejó reposando en la Basílica catedral de Santa María de la Encarnación en Santo Domingo, hasta mitades del siglo XX, cuando fueron solicitados por los gobernantes de la ciudad a la que dio un nombre y ubicó en el mapa. 

En 1500, el Emperador le concedió a Rodrigo De Bastidas, por primera vez, la autorización de explorar tierras que no habían sido descubiertas por Colón en ninguno de sus viajes. Fue así como se inició un itinerario de navegación que lo llevó a enterarse de la existencia, no sólo de la bahía de Santa Marta, sino también de Cartagena, el Urabá y parte de las costas panameñas.