En medio del confinamiento Unimagdalena garantiza educación a sus estudiantes

La universidad del Magdalena ha puesto a disposición de la comunidad educativa una serie de estrategias que permitan mantener vigencia en las actividades académicas.

Aula Abierta
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Tras ser declarado el estado de emergencia a nivel nacional por el coronavirus, la universidad ha logrado salir adelante y mantener vigencia en sus planes adaptando sus estrategias de enseñanza y aprendizaje a las herramientas que ofrece el mundo virtual.

Por la emergencia que atraviesa el mundo a causa del coronavirus Covid -19, todos sectores de la sociedad se han visto altamente afectados y obligados a aplicar cambios drásticos en la manera en que desempeñaban actividades cotidianas, Colombia no es la excepción, es por eso que las instituciones educativas debieron ser clausuradas hasta nueva orden, haciendo que la comunidad de estudiantes y docentes trasladaran hasta sus casas, en la medida de los posible, las labores que acarrean un proceso de enseñanza.

La Universidad del Magdalena, encabezada por Pablo Vera Salazar, suspendió las actividades presenciales desde el pasado 16 de marzo, buscando salvaguardar la salud de todas las personas que conforman la institución. Desde ese entonces, nuevos métodos han surgido para poder garantizar la continuidad del año lectivo, con el apoyo de las herramientas virtuales, que se han convertido en el primer aliado de maestros y alumnos.
“Estamos prestos a seguir apoyando a las autoridades, respaldando las medidas adoptadas, tanto a nivel nacional como por parte del señor gobernador y de la alcaldesa. Ya que en estos momentos lo que queremos es sumar esfuerzos entre todos”, manifestó el rector.

Flexibilidad académica

Bajo la premisa de que “la vida es más importante que la nota”, el rector instauró la modalidad de evaluación sin calificación, con la finalidad de permitir el avance del plan de estudios, aclarando que no serán desamparados los jóvenes que reciben apoyo económico directo de la universidad.
Pablo Vera Salazar, rector de la Universidad del  Magdalena.
Pablo Vera Salazar, rector de la Universidad del Magdalena.

“Esta situación es traumática para todos, pero yo tengo la convicción de que una universidad suspendida, sin trabajo, sin ofertar las clases, es una universidad que no tiene propósito ni sentido y yo, como profesor y directivo, no me sentiría nada bien recibiendo un salario de una institución que no está prestando el servicio esencial”, sostuvo Vera Salazar, quien también puso a disposición de los aprendices 100 dispositivos electrónicos y 400 computadores portátiles que ofrecerán acceso virtual a aquellos con oportunidades limitadas.

Bonos solidarios

Para hacer frente a este gran obstáculo y poder dar sustento a algunos jóvenes universitarios cuyas fuentes de ingreso se vieron afectadas por el confinamiento, la institución ideó un Fondo Solidario, con aportes de los funcionarios de la mismas y la comunidad en general, que están siendo entregados a quienes más los necesitan para luego redimirlos en once puntos de la ciudad. La meta es entregar un total de 3.000 mercados en tres meses.
“De los primeros beneficiados, el 52 por ciento son mujeres, prioritariamente madres cabeza de familia y jóvenes en vulnerabilidad, el otro 38 por ciento son hombres; 5 por ciento, estudiantes en condición de discapacidad y 75 estudiantes que tienen matrícula por trabajo”, agregó Vera Salazar.

Igualmente fue anunciada la suspensión del cobro de créditos educativo por un periodo de tres meses, en concordancia a las medidas de sustento estudiantil que esta casa de estudios ha estado adoptando para hacer frente a la pandemia.

Y aunque las ceremonias de grado también fueron suspendidas, los nuevos profesionales han estado recibiendo sus diplomas a través de las distintas metodologías propuestas por la institución, entre estas las entregas puerta a puerta, grados virtuales y envíos electrónicos con mensajes personificados.
Es así como la Universidad del Magdalena espera lograr mantener una actividad académica estable que no afecte el desarrollo educativo de los más de 15 mil estudiantes que se forman en los diferentes programas.



Publicidad