Gol de Luis Díaz no fue suficiente para evitar la vergüenza de Liverpool ante Nápoles

El colombiano fue titular y el jugador más destacado para un pobre Liverpool.

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


El colombiano logró el único gol de los dirigidos por Jurgen Klopp, quienes mostraron un bajo nivel en el debut de Liga de Campeones.

Nada tiene que ver el Liverpool del pasado con el actual, inconsistente y en manos de llamativos errores defensivos y vulnerable como en el estadio Diego Armando Maradona, donde fue claramente superado por un Nápoles inspirado en la primera jornada de la Liga de Campeones.

Salió malparado de Italia el subcampeón del torneo.

El equipo de Jurgen Klopp demostró que la inestabilidad con la que ha iniciado en la Premier no es una cosa puntual, de unos pocos partidos.

En la competición continental, en la que se ha lucido en los últimos años, fue puesto en evidencia ante un adversario al que le bastó con el orden, la velocidad y el acierto.

No es poca cosa.

El daño pudo ser mayor antes del descanso que alcanzó ya el Liverpool con tres goles de desventaja. A los tantos de Pietr Zielinski, Andre Frank Zambo Anguissa y Giovanni Simeone se le pudo haber añadido un penalti que ejecutó Victor Osimhen que detuvo Alisson.

No tuvo recursos el Liverpool para tapar los espacios que dejó a su rival que abrió el marcador a los cuatro minutos cuando un disparo de Zielinski dio en la mano de James Milner.

El VAR lo advirtió al árbitro español Carlos Del Cerro Grande. El polaco no falló y abrió la cuenta italiana.

Van Dijk sacó bajo palos un disparo de Khvicha Kvaratskhelia a la media hora después de un robo de balón de Osimhen a Joe Gomez. Pudo ser el segundo que llegó a continuación. Volvió a fallar el central y una pared entre Zielinski y Andre Zambo Anguissa terminó con un buen tiro del camerunés a la red.

Y el tercero fue al borde del descanso con una jugada individual de Kvaratskhelia que terminó con un pase a Giovanni Simeone, que minutos antes había sustituido al lesionado Osimhen, que marcó a puerta vacía.

En un arranque de rabia acortó distancias el Liverpool. Fue Luis Díaz que alargó metros con el balón y en la frontal disparó raso, colocado, para batir por primera vez a Alex Meret.

Cercó el área del Nápoles el Liverpool.

Por impulso y porque el once de Luciano Spalletti le permitió. Retrasó líneas y las juntó.

Y se prodigó menos al ataque.

No encontraron los reds un nuevo tanto que les metiera en el partido para intentar evitar un nuevo revés y un panorama distinto en Champios al que había proyectado.



Más Noticias de esta sección

Publicidad