Gran apertura del proceso Sinodal en la Diócesis de Santa Marta

Durante la apertura del Sínodo, el Papa recordó que el Evangelio no se impone, se ofrece.

Distrito
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


En dos años tendrá lugar la próxima Asamblea General ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema de la sinodalidad. Lo ha anunciado el secretario general del Sínodo, el cardenal Lorenzo Baldisseri.

El pasado 10 de octubre de 2021, con la solemne celebración Eucarística en la Basílica de San Pedro de Roma, en la presencia de cerca de tres mil personas, entre cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, el Papa Francisco abrió el Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”.

"Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión".

Este es el tema de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos convocada por el Papa Francisco. Durante el pontificado, el Santo Padre ha mencionado repetidamente que la sinodalidad es un camino principal en la vida de la Iglesia. Con motivo del 50 aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos, el 17 de octubre de 2015, pronunció estas palabras: "Lo que el Señor nos pide, en cierto sentido, ya está contenido en la palabra Sínodo. Caminar juntos - laicos, pastores, obispo de Roma - es un concepto fácil de expresar, pero no tan fácil de poner en práctica".

Una pirámide invertida

La sinodalidad, subrayó el Papa en 2015, ofrece "el marco interpretativo más adecuado para comprender el propio ministerio jerárquico". "Si entendemos que, como dice San Juan Crisóstomo, la Iglesia y el Sínodo son sinónimos, también entendemos que en él nadie puede ser elevado por encima de los demás". "Por el contrario, explicó el Santo Padre, en la Iglesia es necesario que alguien 'se agache' para ponerse al servicio de los hermanos en el camino". Jesús estableció la Iglesia "colocando el Colegio Apostólico en su cima, en el cual el apóstol Pedro es la roca". Pero en esta Iglesia, "como en una pirámide invertida, la cumbre está debajo de la base". Francisco observó que los que ejercen autoridad "se llaman ministros porque, según el significado original de la palabra, son los menos importantes".

La Diócesis de Santa Marta, invita a todos los bautizados a vivir este tiempo de gracia con generosidad, principalmente con la apertura de corazón.

Niveles de sinodalidad

El primer nivel de ejercicio de sinodalidad se lleva a cabo en Iglesias particulares. El segundo nivel es el de las Provincias y Regiones Eclesiásticas, de los Consejos Particulares y especialmente de las Conferencias Episcopales. El último nivel es el de la Iglesia universal. "Aquí el Sínodo de los Obispos, que representa al episcopado católico, recordó el Papa, se convierte en una expresión de colegialidad episcopal dentro de una Iglesia completamente sinodal".

Sínodo y sinodalidad

Inspirándose en las palabras de Francisco con motivo del 50 aniversario del   establecimiento del Sínodo de los Obispos, la Comisión Teológica Internacional realizó, en 2018, un estudio sobre la sinodalidad en la vida y la misión de la Iglesia. Sínodo - se lee el documento - es una palabra antigua en la tradición de la Iglesia. Se compone de la preposición σύν (con) y el sustantivo ὁδός (vía). Indica el camino recorrido por el Pueblo de Dios. Desde los primeros siglos, como se recuerda en el documento, las asambleas eclesiales convocadas en varios niveles se designan con la palabra "sínodo" para discernir, a la luz de la Palabra de Dios, preguntas doctrinales, litúrgicas, canónicas y pastorales.

El término sinodalidad - subraya el estudio - indica "el modus vivendi et operandi específico de la Iglesia del Pueblo de Dios que manifiesta y concretamente se da cuenta de que es una comunión en el que se camina juntos, se reúne en la asamblea y todos sus miembros participan activamente en su misión evangelizadora". El concepto de comunión expresa "la sustancia profunda del misterio y la misión de la Iglesia", que en la celebración eucarística "tiene su fuente y culminación".

El Sínodo escucha a los fieles: aquí el Documento Preparatorio

La Secretaría General difunde el texto base y el Vademécum para orientar el camino del Sínodo dedicado a la sinodalidad, que se abrió el pasado 9 y 10 de octubre en Roma y el 17 de octubre en las Iglesias particulares, antes de concluir en el Vaticano en 2023, y en Santa Marta se dará apertura el próximo 30 de octubre en las playas del corregimiento de Taganga.

Escuchar, "sin prejuicios". Tomar la palabra, "con valor y parresía". Diálogo con la Iglesia, la sociedad y otras confesiones cristianas. La Secretaría General del Sínodo publica el Documento Preparatorio y el Vademécum para indicar las líneas maestras sobre las que se orientará el camino del Sínodo sobre la Sinodalidad, que se abrió solemnemente los días 9 y 10 de octubre en Roma y el 17 de octubre en las Iglesias particulares, para concluir con la asamblea de los obispos del mundo en el Vaticano en 2023.

Únete a esta gran celebración, para que el Espíritu Santo fortalezca esta experiencia sinodal en la iglesia particular de Santa Marta.

Documento preparatorio Sínodo 2023

El Vademécum, un "manual" para las Iglesias locales 

El documento pretende ser sobre todo una herramienta para animar la primera fase de escucha y consulta del Pueblo de Dios en las Iglesias particulares, que comenzó en octubre de 2021 y terminará en abril de 2022: "Una especie de obra o experiencia piloto". Mientras que el Vademécum se concibe como "un manual" que ofrece "apoyo práctico" a los referentes diocesanos para preparar y reunir al Pueblo de Dios. Incluye fuentes litúrgicas y bíblicas y oraciones online, así como ejemplos de ejercicios sinodales recientes y un glosario de términos del proceso sinodal. "No es un libro de reglas", se especifica, sino "una guía para apoyar los esfuerzos de cada Iglesia local", teniendo en cuenta culturas y contextos, recursos y limitaciones.

Caminar juntos como Iglesia sinodal

En las dos publicaciones de la Secretaría del Sínodo subyace una cuestión fundamental:

“¿Cómo se realiza hoy en los distintos niveles (desde el local hasta el universal) ese "caminar juntos" que permite a la Iglesia anunciar el Evangelio, de acuerdo con la misión que se le ha confiado; y qué pasos nos invita a dar el Espíritu para crecer como Iglesia sinodal?”

Para responder a esta pregunta, se indican pasos concretos. En primer lugar, vivir "un proceso eclesial participativo e inclusivo", que ofrezca a todos -especialmente a los marginados- "la oportunidad de expresarse y ser escuchados"; después, "reconocer y apreciar la riqueza y variedad de dones y carismas" y "examinar cómo se viven la responsabilidad y el poder en la Iglesia, y las estructuras a través de las cuales se gestionan", sacando a la luz "prejuicios y prácticas distorsionadas que no están enraizadas en el Evangelio". También pide que "la comunidad cristiana sea acreditada como actor creíble y socio fiable" en los caminos del diálogo, la reconciliación, la inclusión y la participación. También pide "regenerar las relaciones" entre los cristianos, con los representantes de otras confesiones, con las organizaciones de la sociedad civil y los movimientos populares.

Crisis, pandemia, abuso 

Pasos concretos, pues, que se dan en un marco histórico "marcado por cambios de época", empezando por la "tragedia global" de Covid-19 que ha hecho "estallar" las desigualdades preexistentes, pero también en un contexto en el que la Iglesia tiene que lidiar internamente con la falta de fe, la corrupción y, sobre todo, "el sufrimiento que viven los menores y las personas vulnerables por los abusos sexuales, de poder y de conciencia" cometidos por el clero.

Sin embargo, es precisamente en estos "surcos cavados por el sufrimiento de todo tipo" donde florecen "nuevos lenguajes de la fe" y "nuevos caminos" para refundar "el camino de la vida cristiana y eclesial". Para la Secretaría del Sínodo "es un motivo de gran esperanza que no pocas Iglesias hayan iniciado ya encuentros y procesos de consulta con el Pueblo de Dios". Se citan los casos de América Latina, el Caribe, Australia, Alemania e Irlanda, así como otros sínodos diocesanos de todo el mundo: todos ellos oportunidades para ofrecer espacios de participación y potenciación de los laicos, especialmente de las mujeres y los jóvenes, tal y como se ha pedido en sínodos anteriores.

La Iglesia es sinodal porque es una comunión

Los laicos, sujetos activos de la evangelización 

En cuanto a los laicos, el documento reitera que todos los bautizados son "sujetos activos de la evangelización", por lo que es fundamental que en el camino sinodal los pastores "no tengan miedo de escuchar al rebaño que se les ha confiado". En una Iglesia sinodal, de hecho, todos "tienen algo que aprender": fieles, clero, el propio Obispo de Roma. "Uno escucha a los demás, y todos escuchan al Espíritu Santo", se reitera. También porque "una Iglesia sinodal es un signo profético sobre todo para una comunidad de naciones incapaz de proponer un proyecto compartido, a través del cual perseguir el bien de todos".

Con esta convocatoria, el Pontífice invita a toda la Iglesia a interrogarse sobre la sinodalidad, un tema decisivo para la vida y la misión de la Iglesia.

Las etapas del camino sinodal

Preguntas para las Iglesias particulares

Más concretamente, el texto preparatorio propone preguntas para guiar la consulta del Pueblo de Dios. Todo comienza con una pregunta fundamental:

“¿Cómo se realiza hoy el "caminar juntos" en vuestra Iglesia particular?”

La invitación es a preguntarse qué experiencias han tenido lugar en la propia diócesis a este respecto; qué alegrías, dificultades o incluso heridas han provocado; cuáles son las perspectivas de cambio y los pasos a dar. En la relectura de las experiencias, hay que tener en cuenta las relaciones internas de las Iglesias particulares entre los párrocos, las parroquias, las comunidades, pero también entre los obispos (entre ellos y con el Papa), con los cuerpos intermedios y luego también la integración de las diferentes formas de vida religiosa y consagrada, de las asociaciones y movimientos laicos, de las instituciones de diversa índole (escuelas, hospitales, universidades, fundaciones, organizaciones caritativas). También hay que considerar las relaciones y posibles iniciativas conjuntas con otras religiones, con personas alejadas de la fe, con el mundo de la política, la cultura, las finanzas, el trabajo, los sindicatos y las minorías.


El itinerario de apertura consta de las siguientes fechas relevantes:

Sábado 30 de octubre: Eucaristía de apertura

Lugar: Taganga, en la playa

Hora: 9:00 am

Apertura del sínodo en las parroquias

Domingo 31 de octubre según planeación de cada parroquia

Formación virtual para toda la diócesis

Ponente: P. Ramiro López

Director departamento de Misiones

Conferencia Episcopal de Colombia

Día: 20 de octubre de 2021 hora 7:00 pm

Plataforma: Facebook Live Diócesis de Santa Marta

Dato: El pasado mes de mayo, se hizo público el itinerario sinodal aprobado por el Papa Francisco para la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que debe tener lugar en octubre de 2023 con el lema: “por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”.




Más Noticias de esta sección