Un Pivijay les dará la bienvenida a visitantes de Santa Marta

Los ingenieros agrónomos Angélica Yance, Pedro Mercado y Alberto Mendoza Caraballo, de la Universidad el Magdalena, fueron los encargados de supervisar el proceso de plantación de la especie nativa Pivijay. Fotos: Edgar Fuentes.

Piensa Verde
Tamaño Letra
  • Font Size
El ejemplar, ‘hijo’ del árbol que se encuentra ubicado en la Casa Museo Gabriel García Márquez de Aracataca, fue plantado ayer junto a la glorieta de Mamatoco por EL INFORMADOR y la Universidad del Magdalena, en el marco del programa Piensa Verde.

EL INFORMADOR y la Universidad del Magdalena, en el marco del programa Piensa Verde de esta Casa Editorial y el compromiso ambiental de la Alma Máter, llevaron a cabo ayer una nueva jornada de plantación.

En esta ocasión la actividad se realizó junto a la glorieta de Mamatoco, una de las entradas hacia Santa Marta, en donde fue plantado un árbol de Pivijay, una especie nativa y símbolo del departamento del Magdalena.

La plantación de este árbol, de unos tres años, fue posible gracias a un riguroso proceso de cuidado, ya que este es ‘hijo’ del Pivijay que está ubicado en el Casa Museo Gabriel García Márquez, en el municipio de Aracataca.

EL INFORMADOR y la Universidad del Magdalena han realizado varias jornadas de plantación de árboles, entre ellas una de 40 ejemplares en la avenida Tamacá, en El Rodadero; así como una en la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde se encuentra otro ‘hijo’ del Pivijay de Aracataca.
La plantación del Pivijay, árbol insignia de la flora magdalenense, en la glorieta de Mamatoco, estuvo supervisada por los ingenieros agrónomos Angélica Yance, Pedro Mercado y Alberto Mendoza Caraballo.

Además, el ejemplar cuenta con un padrino, se trata de Luis Casallas, el propietario de un restaurante ubicado junto a la glorieta de Mamatoco, quien se comprometió a regarlo y cuidarlo.

Ahora son dos los árboles de esta especie que se han plantado en Santa Marta entre EL INFORMADOR y la Universidad del Magdalena. El primero se encuentra ubicado en la Quinta de San Pedro Alejandrino. El segundo es este, que ahora dará la bienvenida a los visitantes de la ciudad que ingresen por la zona oriente, es decir, por el corredor vial de la Troncal del Caribe.

Características del Pivijay

El emblemático árbol de Pivijay, plantando en esta nueva jornada, ya cuenta con unos tres años edad y una altura de 4 metros, condiciones que garantizan que esta especie pueda desarrollarse y adaptarse al medio ambiente.

“El Pivijay es una especie de la familia moracia, la hemos traído de Aracataca con el propósito de hacer un repoblamiento con árboles nativos en la ciudad. Entre las características que presenta es que es un árbol frondoso, por lo que proporciona mucha sombra y ayuda a que la sensación calórica disminuya; además que alcanza una altura de 12 a 25 metros, presenta tallo y raíz gruesa, por lo que la absorción de los nutrientes del suelo es mucho mayor”, explicó la ingeniera agrónoma Angélica Yancy, de la Universidad del Magdalena.

Con respecto al mantenimiento y cuidado de las especies nativas, en este caso del Pivijay, la ventaja, según lo señalado por la ingeniera, es que debido a que son propias de la región su proceso de adaptación al medio es mucho más rápido.

La importancia de la siembra de árboles

En la actualidad, el planeta presenta un aumento de la temperatura, por lo que resulta importante crear el hábito de sembrar árboles y velar por su cuidado, esta es una de las razones que motiva a EL INFORMADOR a seguir adelante con la iniciativa Piensa Verde.

El ingeniero agrónomo Alberto Mendoza, de la Universidad del Magdalena, explicó que la función de los árboles es sumamente importante, ya que estos aportan a la reducción de monóxido de carbono convirtiéndolo en oxígeno para la supervivencia del ser humano.

El cuidado de esta especie nativa

El ingeniero agrónomo Pedro Mercado, de la Granja Experimental de la Universidad del Magdalena, indicó que el cuidado y mantenimiento de esta especie nativa es mucho más sencilla, pero igual de constante, con el fin de que el árbol logre desarrollarse y alcance su adultez en plenitud.

“Es fundamental para el crecimiento del árbol tener en cuenta varios aspectos, tales como la exploración de la tierra antes de la plantación para elegir bien el terreno en el cual estará sembrado y ver que cuente con las condiciones que necesita el árbol para obtener sus nutrientes y el agua”, explicó.

El árbol, durante la primera semana de plantado, debe ser regado dos veces al día, con el objetivo de hidratarlo mientras él empieza su adaptación al medio y tomar por su cuenta lo que necesita de la tierra. “A pesar de ser una especie nativa, se debe tener un cuidado especial durante unos 20 días para que él se adapte y pase ese proceso de estrés, como lo llamamos”, apuntó el ingeniero. 

La cifra

2
árboles de Pivijay se han plantado en la ciudad en el marco del Reto Piensa Verde de EL INFORMADOR, con el apoyo de la Granja Experimental de la Universidad del Magdale
Publicidad