Apoyo a Ecuador

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
Los gobiernos de Colombia y Argentina renovaron su respaldo al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ante la crisis que vivió ese país por las violentas protestas que ciudadanos realizan contra medidas económicas tomadas por el Ejecutivo y que han sido superadas, haciendo que Ecuador vuelva a la normalidad.

Los Gobiernos de Argentina y Colombia reiteraron su respaldo al presidente Lenín Moreno y a los esfuerzos orientados a la preservación del Estado de derecho, el orden institucional y la normalización de la vida económica, política y social en la república del Ecuador, tal cual sucedió el pasado lunes. Los dos países hicieron además un llamado a la sociedad ecuatoriana para que juntos encuentre trabajen por rescatar al país las vías institucionales, tal cual sucedió lo que hizo que los ecuatorianos volvieran a la normalidad.

La ola de disturbios y protestas en Ecuador comenzó con la cancelación del subsidio a la gasolina, una decisión de Moreno para incrementar los ingresos del Estado y, con ello, satisfacer las demandas del Fondo Monetario Internacional, FMI, tras concederle junto a otras instituciones una línea de crédito de 10.000 millones de dólares.

El movimiento indígena de Ecuador, que lideraba las protestas que completaron diez días, aceptó el diálogo propuesto por Moreno, a pesar de que en un principio se negaron de forma rotunda a sentarse con el mandatario. Ante dicha decisión, los Gobiernos de Colombia y Argentina celebraron la decisión de los nativos e instó a que por esta vía se logre un consenso; por ello se recibió con mucha esperanza el anuncio de las comunidades indígenas de aceptar el diálogo directo propuesto por el gobierno ecuatoriano como mecanismo idóneo para resolver las diferencias y alientan a las partes a hacer un esfuerzo que logre una pronta solución satisfactoria.

De igual forma, el sistema de Naciones Unidas en Ecuador iniciará un contacto directo con dirigentes indígenas y otros actores para concretar los próximos pasos a fin de evitar la espiral de la violencia que vive el país y que generó preocupación en Ecuador y en los países vecinos.

Las violentas manifestaciones en Ecuador dejaron hasta el momento al menos cuatro muertos, más de 850 heridos y más de 1.000 detenidos en las protestas que se iniciaron el 3 de octubre. Ante esto, Moreno declaró un toque de queda en Quito que entró en vigor a las 15.00 hora local y ha obligado a los ciudadanos a refugiarse en sus hogares.

Ahora Ecuador vuelve a la normalidad; hay que apoyar a este país en sus objetivos de mejorar la calidad de vida de sus habitantes, sobre todo cuando se respeta la democracia y la libertad de prensa.

Más Noticias de esta sección

Publicidad