Proyecto conjunto de prevención

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

La terrible tragedia ambiental de la Amazonía ha dejado importantes tareas para desarrollar, en el ámbito interno y externo de los países involucrados en estas situaciones tan lamentables que se presentan por estos voraces incendios.

En el ambiente interno, Brasil, y cada uno de los países que presentan estos riegos tan lamentables para la conservación del medio ambiente, deben ser más rígidos en el protocolo del cumplimiento de las políticas de protección y conservación de nuestros pulmones de aire, como en el caso de la Amazonia.

El gobierno del presidente Duque propuso a sus homólogos de Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú realizar un proyecto conjunto de prevención frente a la catástrofe ambiental que se genera actualmente en la región amazónica brasileña por cuenta de numerosos incendios.

Este ofrecimiento se hace para la realización de un proyecto conjunto entre Perú, Ecuador, Colombia y Brasil para avanzar en la prevención de los incendios forestales en el Amazonas y construir una agenda conjunta frente a los efectos del cambio climático, la deforestación y la degradación de esa zona. Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales, Inpe, de Brasil, que contabiliza los incendios mediante imágenes de satélite, los focos de fuego en todo el país en lo que va de este año superan en un 83 % a los del mismo período de 2018. En un informe difundido este martes, el Inpe precisó que entre el 1 de enero y el 18 de agosto ha registrado 71.497 focos de incendio en Brasil y que un 52,5 % se sitúan en la región amazónica; para el proyecto conjunto propuesto por Colombia, puede mostrar que  tiene muy buenos resultados en la lucha contra la deforestación. Nuestro país  registró 197.159 hectáreas deforestadas de bosques naturales el año pasado, lo que supuso una reducción de 22.814 hectáreas con respecto a las 219.973 de 2017, ya que en un informe publicado en julio pasado, las autoridades destacaron la disminución de las cifras taladas en cuatro regiones del país.

Así, por ejemplo, en la Amazonía la disminución fue de 5.971 hectáreas ya que en 2017 se registraron 144.147 deforestadas y el año pasado 138.176; actualmente Colombia implementa la política preventiva desde los bosques para evitar que suceda algo como lo que acontece en Brasil.

Del proyecto que plantea Colombia forman parte los emprendimientos con las comunidades locales, la prevención y los pactos por los bosques en donde la comunidad se compromete a no realizar prácticas que están prohibidas en épocas secas como la de agosto; además, la intención es establecer una lucha frontal contra la ilegalidad en lo relacionado con la tala indiscriminada y el tráfico de especies.

La tragedia ambiental en el Amazonas no tiene fronteras y debe llamar la atención de todos. Desde el Gobierno nacional se ofrece  a los países hermanos el apoyo para trabajar conjuntamente en un propósito que urge: proteger el pulmón del mundo.

El Amazonas suma el 25 % de la superficie del continente y es la mayor floresta tropical del mundo. Esta zona se extiende sobre 7,4 millones de kilómetros cuadrados, que son equivalentes al 5 % de la superficie total de la Tierra casi el 25 % del continente americano y un 60 % de ese territorio está en suelo brasileño y es compartida  por Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.

Más Noticias de esta sección

Publicidad