Impulsar relación bilateral

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
El Gobierno colombiano y la Unión Europea, UE, destacaron el avance de la relación bilateral en varios frentes y coincidieron en la necesidad de impulsarla en los próximos años, una relación que sin duda es de mutuo beneficio para ambas partes, la cual debe ser fundamentada en este aspecto.

Hay que reconocer la solidez de las instancias bilaterales que, aparte del diálogo político de alto nivel, incluyen los mecanismos de diálogo sobre derechos humanos, seguridad y defensa, construcción de paz y el Acuerdo Comercial Multipartes, que cumplirá seis años de implementación y que en gran medida ha dado sus resultados y en espera de otros.

La crisis venezolana es uno de los temas clave en la agenda de los diplomáticos ya que Colombia ha sido el país más afectado por los flujos migratorios, lo que genera diversos desafíos y retos al Gobierno, que hasta ahora ha afrontado, pero que deben ser apoyados por la comunidad internacional, ante el flujo de migrantes que llega a diario a nuestro país.

Por ello, Colombia resalta la importancia de profundizar, no solo la asistencia humanitaria a poblaciones migrantes, sino la cooperación desde un enfoque de desarrollo, así como asistencia técnica en temas puntuales como las estrategias de integración socioeconómica de los migrantes

Según cifras de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, y la Organización Internacional para las Migraciones, OIM, al menos cuatro millones de personas han huido hasta ahora de Venezuela. Colombia es el país que más migrantes ha recibido, 1,3 millones, seguido de Perú (768.100), Chile (288.200), Ecuador (263.000), Brasil (168.300), Argentina (130.000), Panamá (94.400), Trinidad y Tobago (40.000) y México (39.500).

Sobre las nuevas relaciones que se consolidaran también hay aspectos como competitividad, agricultura, inversión y relaciones con el Banco Europeo que se contemplaron; asimismo, las industrias creativas y la economía circular fueron los temas centrales que las partes abordaron para crear nuevos lazos de cooperación.

Las esperanzas de ayuda a los migrantes venezolanos están entradas ahora en la Unión Europea, que no ha sido indiferente a esta problemática que conlleva todo tipo de desorden cultural, social y político.

Solo se espera que la ayuda llegue, que sea canalizada debidamente para que logre el destino final que son los hermanos que viven la tragedia de salir de su país porque no hay garantías para su vida y para la de sus familias.

El gobierno colombiano no se queda atrás, ha cumplido con su deber de acoger a estos hermanos desprotegidos aún a costas de los problemas que se generan en todos los aspectos del diario vivir; el compromiso sigue, pero también debe haber un fuerte lazo de apoyo económico que ayude a cambiar y transformar la vida de estos migrantes.

Más Noticias de esta sección

Publicidad