Venezuela endeuda su porvenir

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size
La crisis económica y social que golpea a Venezuela desde hace más de una década ha sido el principal motivo para que decenas de ciudadanos abandonen sus hogares, buscando en otros países mejoras tanto a nivel personal como profesional. Pero este éxodo permanente tiene una motivación principal: la violencia, y unos grandes protagonistas: los jóvenes.


En una nación donde existe una alta tasa de desnutrición; donde los principales productos alimenticios escasean y la posibilidad de hacer tres comidas al día se reduce a un mínimo grupo de la población, se termina hipotecando el futuro del país.

La población venezolana está conformada principalmente por jóvenes. De sus 31 millones de habitantes unos 19 tienen menos de 35 años y justamente éste es el sector que más padece los embates de la crisis. Según el el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), siete de cada 10 víctimas del crimen son jóvenes, de los cuales dos son menores de 15 años. Y para añadir gravedad al tema, 98% de los delitos cometidos en el país quedan impunes.

Los estudios del Observatorio indican también que 72% de los crímenes son cometidos por personas que tienen menos de 35 años, y la mitad de ellos ni siquiera llega a 25. Es decir, el país vive una guerra entre jóvenes, donde no hay vencedores.

Ante tal panorama, a los jóvenes que quieren escapar de la violencia y que apuestan por su formación, se le van reduciendo los espacios, pues los propios estudiantes saben además que más gana un “mototaxista” que un médico egresado de la mejor escuela del país.

Y es que hoy el escenario de desesperanza puede resumirse en una dura estadística: 77% de los venezolanos entre 18 y 21 años aseguró que se iría de Venezuela si tuviese la oportunidad. También lo haría 67% de las personas de 22 a 35 años, de acuerdo a un estudio de la firma Datos.

El perfil del emigrante venezolano es el de un ciudadano entre 18 y 35 años de edad, profesional, con capital para ampliar sus horizontes, que forman parte de la clase media. Es decir, se trata de una migración calificada que con los días va dejando sin talento a un país, que sin duda requerirá de sus mejores recursos humanos para poder salir de la dura crisis en la que el chavismo la ha metido.


Los comentarios aquí publicados no reflejan la opinión de EL INFORMADOR. Es necesario ser un usuario registrado para poder comentar las noticias. Por favor, ingrese o regístrese como usuario de esta página.

Más Noticias de esta sección

Anuncio_Unimag
Publicidad