Bonnie & Clyde, ochenta y cinco años después

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es

Ayer se cumplió un año más de la muerte de Bonnie Parker y de su compañero inseparable, Clyde Barrow. Esta pareja se hizo famosa por sus actividades delincuenciales en territorios de Texas, Oklahoma, Arkansas y Missouri, donde realizaron una serie de asaltos a bancos de poblaciones intermedias con saldo de varias víctimas mortales, entre ellas comisarios o sheriffs.

     Al principio sus fechorías no fueron vistas con malos ojos, quizás debido a que la sociedad estadounidense pasaba por momentos muy duros (‘Años de la Gran Depresión’) y en ese contexto casi se los consideraba como héroes. Además, no olvidemos el adagio que dice: “No se sabe quién es más ladrón, si el que funda un banco o el que lo atraca”. Pero la opinión de la gente fue cambiando a medida que cometían todo tipo de crímenes. Ya no era solo bancos. Tenían una profunda convicción de lo que hacían; jamás pasó por sus mentes entregarse y por eso nunca dejaron de huir. 

     Bonnie Parker nació el 1 de octubre de 1910 en Rowena, Texas, Estados Unidos. Su padre murió cuando ella tenía cuatro años. En la escuela se destacó en literatura y poesía. Se casó a los dieciséis años; a los pocos meses se separó. Había cumplido los veinte cuando conoció a Clyde Barrow, con quien se unió para siempre. En 1932 ya Clyde había conformado una banda de asaltantes que se dedicaba al atraco en almacenes y bancos en diferentes localidades. Durante una de sus huidas el carro de Clyde sufrió un accidente y Bonnie resultó herida en su pierna izquierda: quedó coja de por vida. Hasta en eso se parecía a su compañero de aventuras, pues Clyde también cojeaba debido a la amputación voluntaria que se practicó en un dedo del pie, cuando estaba en la cárcel, para evitar una condena a trabajos forzados.

     Es imposible indagar sobre la vida de uno de estos personajes sin tocar lo relacionado con el otro. Clyde Barrow nació el 24 de marzo de 1909. Recibió en su banda a Bonnie. Una vez robaron en una tienda y Clyde asesinó al propietario. En 1932 fue detenido por consumir alcohol, que estaba prohibido. En esa ocasión dio muerte al comisario encargado de capturarlo. En abril de 1933 la policía de Mississippi bloqueó las salidas a los carros de Clyde pero no pudieron capturarlos; por el contrario, murieron dos agentes del orden. Un dato curioso: A raíz de este encuentro con la policía, la banda dejó abandonadas muchas fotografías que las autoridades repartieron por todo el estado de Mississippi y a partir de ese momento Bonnie y Clyde comenzaron a usar sombreros y abrigos para ocultar su identidad.

     La vida de esta pareja llegó a su fin el 23 de mayo de 1934, cuando la policía tendió una emboscada al automóvil en el que huían. Un ex compañero de banda los había delatado a cambio de rebaja en su propia condena. La historia considera que se trató de una masacre, pues una patrulla de Rangers de Texas los detuvo en una carretera y disparó contra Clyde 51 veces y contra Bonnie 57. El vehículo, un Ford V8 sedán, recibió 167 impactos de bala. En el lugar donde se produjo la muerte de Bonnie y Clyde, situado en la Autopista 154, al sur de Gibsland, hay un monumento conmemorativo de ese hecho. También se celebra en Gibsland, Luisiana, el Festival Bonnie and Clyde. La película más famosa sobre esta pareja se titula “Bonnie & Clyde”, filmada en 1967. Sus protagonistas son Warren Beatty y Faye Dunaway. Pero hay otros filmes: “Solo se vive una vez” (1937, “El demonio de las armas” (1950), “La masacre de Texas: El origen” (2006) y “Emboscada final” (2019).

Publicidad