Excelentes noticias

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

Buenas noticias y excelentes perspectivas para Colombia. La Ocde pronostica una aceleración del crecimiento de la economía colombiana este año y el próximo, gracias al impulso de las inversiones y a los bajos niveles de inflación, aunque prevé un mayor déficit comercial por los malos datos en las exportaciones.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, apunta que el incremento del producto interior bruto, PIB, evolucionará hasta el 3,4 % en 2019 y el 3,6 % en 2020, tras el 2,7 % en 2018, seis y tres décimas más de lo anunciado hace seis meses.

El llamado club de los países ricos considera que la política monetaria del país es apropiada y la fiscal prudente para permitir que el déficit público siga reduciéndose, pero recomienda mayor apertura al comercio y a la competitividad para impulsar la productividad. Según el organismo, Colombia seguirá beneficiándose del crecimiento económico, respaldado por más confianza de los consumidores, las empresas y los mercados de crédito.

Sin embargo, destaca la ampliación del agujero comercial pues los flujos migratorios desde Venezuela están aumentando la demanda, +4 % en 2019 y +3,5 % en 2020, lo que lleva al alza las importaciones de bienes y servicios, +7,4 % en 2019 y 3,6 % en 2020, mientras que las exportaciones progresan a otro ritmo, +3 % y +4,2 %.

El déficit por cuenta corriente sigue siendo financiado en gran parte por la estable inversión extranjera. El desempleo ha aumentado y la creación de empleo sigue siendo floja con una mano de obra al alza por la inmigración. En este sentido, el flujo migratorio desde Venezuela supone un desafío social y económico de primer orden pues podría ayudar a potenciar el decaído crecimiento de los últimos años debido a la deslucida productividad, siempre y cuando se implanten políticas de integración en el mercado laboral y se garantice el acceso de esos venezolanos al sistema sanitario y educativo. El coste fiscal inesperado de estas políticas ha llevado a revisar a la baja la perspectiva de la reducción del déficit.

La Ocde propugna un equilibrio adecuado entre esas necesidades de gasto público y las de reducir el déficit estructural al 1 % para garantizar la sostenibilidad de la deuda a medio plazo. Serán imprescindibles reformas estructurales y mayor productividad será imprescindibles para un crecimiento más fuerte e inclusivo; también que la mejora de puertos y enclaves logísticos y la reducción de las regulaciones harán las empresas más competitivas y crearán empleos mejor pagados.

También hay que tener en cuenta que menos barreras al comercio, racionalizar el sistema de licencias y promover la adopción de herramientas tecnológicas que favorezcan la competitividad, así como una nueva estrategia del turismo para cubrir el potencial sin explotar del sector.

Pese a que la informalidad es una tendencia a la baja, la mitad de los empleos en Colombia siguen siendo en negro. Contra eso, hay que hacer  esfuerzos suplementarios para reducir los costos laborales no salariales y simplificar los procesos para el registro de empresas y la afiliación social de los trabajadores.

Más Noticias de esta sección

Publicidad