México deja de prestar atención al muro

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

La postura del nuevo Gobierno mexicano de evitar responder al presidente estadounidense, Donald Trump, ha calado hasta tal punto que México ha prestado poca atención al discurso sobre el Estado de la Unión que realizó este martes el inquilino de la Casa Blanca.

Lejos han quedado los tiempos en los que el entonces mandatario mexicano Enrique Peña Nieto, respondía a los exabruptos de su homólogo del norte con discursos solemnes y frases contundentes como que “nada, ni nadie, está por encima de la dignidad de México”.

Trump aseveró en su discurso ante el Congreso estadounidense que hará construir un muro fronterizo con México porque es una propuesta de sentido común para poner fin a la crisis migratoria de la zona, pero el mandatario mexicano, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, evitó una vez más responderle.

El presidente mexicano quitó hierro una vez más a las declaraciones de Trump y aseguró que las relaciones con Estados Unidos han mejorado desde que ganó las presidenciales de México del 1 de julio.

López Obrado dice que Trump ha hecho señalamientos porque tiene que hacerlos, pero ya no es la misma situación de antes, porque se esta estableciendo relaciones para la cooperación. Igualmente ha declarado López en varias ocasiones que quiere ser amigo de todos los pueblos y gobiernos del mundo y que hace tiempo dejó de prestar atención a las salidas de Trump, con quien quiere llegar a un acuerdo de cooperación para desarrollar económicamente Centroamérica y mitigar la migración forzada. Ni siquiera opina sobre la polémica del muro, que desencadenó el cierre parcial de la Administración estadounidense durante 35 días por una disputa entre Trump y el Congreso de su país sobre los fondos para la barrera fronteriza.

Los mexicanos respetan mucho este punto de vista del presidente Donald Trump, pero, dicen, no vamos a polemizar. Al parecer, la oposición mexicana, liderada por los Partidos Acción Nacional, PAN y el Revolucionario Institucional, PRI, también ha rebajado su atención hacia las palabras de Trump y no han emitido ningún tipo de reacción al discurso del estadounidense. Algo que contrasta con la crisis de Venezuela, que sí se encuentra en la agenda mediática de México, donde tanto el Gobierno como la oposición han fijado posturas muy claras sobre el asunto.

De hecho, solo hace falta repasar la prensa mexicana para constatar que el discurso de Trump ha tenido muy poca repercusión en las portadas de los principales periódicos, que tampoco lo han tenido en cuenta en sus editoriales ni en sus columnas de opinión. Esta situación contrasta con la de no hace tantos meses cuando el provocador Trump conseguía reacciones airadas por parte de México y sus palabras protagonizaban horas de tertulias en la radio y la televisión mexicana. Por ejemplo, en abril de 2018, Trump decidió endurecer sus críticas, a veces insultantes, contra México por la llegada de una caravana de centroamericanos a la frontera, lo que provocó una reacción unitaria de la política mexicana.

En un discurso institucional, Peña Nieto exigió a Trump que no volcara hacia México su frustración por asuntos de política interna, y dijo que su Gobierno estaba dispuesto a negociar con Estados Unidos, pero siempre partiendo de la base del respeto mutuo.

Todos los candidatos presidenciales a los comicios del 1 de julio pasado, incluido López Obrador, se sumaron entonces a las críticas contra las palabras del líder estadounidense; pero cabe recordar que, en un inicio, Peña Nieto también quiso mantener una buena relación y rebajar la tensión con Donald Trump, cuando este todavía era candidato republicano y tenía un discurso agresivo con México.

Fue en agosto de 2016 cuando el presidente mexicano abrió a Trump las puertas de la residencia presidencial de Los Pinos en un controvertido encuentro que años después Peña Nieto reconocería que fue apresurado. Sin embargo, la gestión de Peña Nieto demostró que, más allá de la palabrería entre ambos Gobiernos, se pudo cerrar con éxito la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Tlcan, una hazaña que llegó a parecer imposible por su mala relación.

Más Noticias de esta sección

Publicidad