Un comediante es el nuevo presidente de Ucrania

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size

El novato en política, Volodimir Zelenski logró una abrumadora victoria en la elección de Ucrania ante el presidente saliente Petro Poroshenko.

 

“Nunca los decepcionaré”, prometió el comediante Volodimir Zelenski al ser escogido como nuevo presidente de Ucrania. El nuevo mandatario se dirigió también a sus países vecinos, agregando que "aunque todavía no soy presidente oficialmente, como ciudadano de Ucrania puedo decir a todos los países postsoviéticos: ¡Míranos! ¡Todo es posible!".

En su primera conferencia de prensa, el futuro presidente prometió que continuará "el proceso de Minsk, lo reactivaremos", en referencia a los acuerdos de paz firmados en la capital bielorrusa en febrero de 2015 para tratar de poner fin al conflicto en el este de Ucrania que costó 13.000 vidas.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, había dicho el domingo que esperaba que Kiev respetara tras las elecciones el acuerdo de Minsk.

Victoria abrumadora

En la capital ucraniana el presidente saliente, Petro Poroshenko, de 53 años, admitió la derrota en un discurso en la sede de su campaña. Dijo que los resultados fueron "claros" y agregó que "dejaré el cargo pero no abandonaré la política".

El humorista de 41 años obtuvo 73,2% de los votos en la segunda vuelta de la presidencial, contra 25,3% para sur rival, de 53, según un sondeo realizado a la salida de los colegios electorales por el consorcio "Exit Poll National", que agrupa a tres institutos.

Zelenski se impone al cabo de cuatro meses de una inusual campaña realizada principalmente en redes sociales.

Los resultados oficiales se irán publicando durante la noche del domingo por la Comisión Electoral.

Cinco años después de una revolución pro-occidental de Maidan, reprimida en sangre, los ucranianos una vez más decidieron patear  el tablero, pero esta vez en calma y respetando las normas democráticas.

El nuevo episodio espectacular de la ola global contra las élites gobernantes, Zelenski, quien prometió "romper el sistema" sin desviarse del rumbo prooccidental, da la medida de la desconfianza de los ucranianos hacia su clase dirigente.

Poroshenko ha pagado por los continuos escándalos de corrupción desde la independencia en 1991, las dificultades económicas de uno de los países más pobres de Europa y su incapacidad para poner fin al conflicto con Rusia.

A la llegada al poder de Poroshenko le siguió la anexión de la península de Crimea por parte de Rusia y una guerra que dejó unos 13.000 muertos en cinco años en el este del país.

Ucrania es un país que depende de la ayuda internacional y de la energía rusa, de forma que el nuevo presidente deberá negociar con Vladimir Putin y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Exceptuando la promesa de mantener una posición prooccidental, el programa de Zelenski es poco claro, a pesar de que en los últimos días intentó reforzar su credibilidad con consejeros especializados.

Pero su margen de maniobra es muy estrecho debido a que carece de mayoría parlamentaria y las elecciones legislativas están previstas recién para el 27 de octubre.

Más Noticias de esta sección

Publicidad