Evangelio según San Marcos 2,13-17

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
En aquel tiempo, Jesús salió nuevamente a la orilla del mar; toda la gente acudía allí, y él les enseñaba.

Al pasar vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió.

Mientras Jesús estaba comiendo en su casa, muchos publicanos y pecadores se sentaron a comer con él y sus discípulos; porque eran muchos los que lo seguían.
Los escribas del grupo de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a los discípulos: “¿Por qué come con publicanos y pecadores?”.
Jesús, que había oído, les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.
Reflexión: Jesús no es un rey según lo espera el mundo, rodeado por lujos y amigo de los poderosos; todo lo contrario, come con los pecadores y comparte con los excluidos de la sociedad. ¿Qué rey queremos en nuestra vida?
Publicidad