¿Cuánto cuesta un estudiante diariamente?

Otro de los gastos que se asumen en la etapa universitaria por parte de los jóvenes, son las famosas fotocopias, trabajos, lecturas o los parciales, gasto que es continuo durante todo el semestre y la carrera

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
En Colombia, estudiar es considerado un privilegio, debido a que en ocasiones el valor de la matricula puede ser excesivamente alto.

Entrar a la universidad no es solo un cambio de ambiente o amigos; es también empezar a asumir ciertos gastos conexos, que vienen además de las cargas académicas.

Pagar las fotocopias, el trasporte o cualquier gasto extra que salga durante el periodo académico, no necesariamente tiene que ser asumida por los padres; como jóvenes responsables es también deber comprometerse con todas las cargas que lleguen en esta nueva etapa académica.

En Colombia, estudiar es considerado un privilegio, debido a que en ocasiones el valor de la matricula puede ser excesivamente alto. Es a partir de ahí que las finanzas de los jóvenes empiezan a cambiar. Saber distribuir inteligentemente el dinero es lo principal para no quedar como se dice popularmente “ahorcado” con las deudas.

El primer gasto que se tiene luego del pago de la matrícula es la compra de los útiles necesarios para poder iniciar el proceso académico; otra de las preocupaciones de los jóvenes es el tema del transporte. En muchas ocasiones los jóvenes tienen que trasladarse varios kilómetros desde su lugar de residencia para poder ir a clases; este gasto es en su mayoría un hueco en los bolsillos debido a que en ocasiones es necesario trasladarse varias veces al Alma Mater, debido a los horarios.

Muchos estudiantes hallaron la solución a este problema y es aprovechar las instalaciones de las universidades para matar tiempo entre clases y así, no estar constantemente montados en un bus.

Pero con esta solución llega otro problema y es la alimentación, algunas veces entre clases llega la hora de comer, y no se cuenta con el dinero necesario, es por eso que claustros como la Universidad del Magdalena desarrollaron el programa de meriendas que busca evitar que los estudiantes debido a sus jornadas académicas, o por situaciones económicas no se alimenten.

Igualmente otras universidades han desarrollado horarios de clases alejados de las horas de alimentación para evitar estas situaciones.

Otro de los gastos que se asume en la etapa universitaria por parte de los jóvenes, son las famosas fotocopias, trabajos, lecturas o los parciales, una inversión si se ve desde otra manera.

Este gasto es continuo durante todo el semestre y la carrera, pero resulta muy beneficiosos puesto que al contar con esos materiales el proceso de aprendizaje no solo se da en el alma mater, sino que también se traslada a los hogares.

Soluciones y ayudas

Una solución a esa situación es el uso de las Tic’s, correos electrónicos, nubes de datos o la simple utilización de buscadores como Google, donde se puede encontrar en muchas ocasiones el mismo material que está en las fotocopias.

Los jóvenes en ocasiones para solventar estos gastos buscan trabajos que les permitan obtener ciertos ingresos y así no tener necesariamente que acudir a sus padres para poder solventar estos gastos.

Conseguir trabajo no es la única solución, igualmente saber distribuir y manejar el dinero, es otra de las maneras que permite que las finanzas de los universitarios no se vea en números rojos constantemente.

La alimentación en la jornadas universitarias, es una de las preocupaciones de los directivos univeritarios, que han desarrollado programas de meriendas que buscan evitar que los estudiantes debido a sus jornadas académicas, o por situaciones económicas, no se alimenten.
La alimentación en la jornadas universitarias, es una de las preocupaciones de los directivos univeritarios, que han desarrollado programas de meriendas que buscan evitar que los estudiantes debido a sus jornadas académicas, o por situaciones económicas, no se alimenten.

Más notas de esta Revista

Publicidad