Firman acuerdo para proteger bosque seco tropical

Los campesinos acudieron a la firma del convenio que realizaron conjuntamente CorpoGuajira y Pnud.

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size

El acuerdo se protocolizó en presencia de los miembros de la fundación Ambiental Miramar, conformada por 12 mujeres quienes luchan para proteger más de 500 hectáreas en donde la regeneración natural del bosque ha permitido la visita permanente de un sinnúmero de especies de aves.

23 parceleros serán apoyados para proteger el bosque seco que se encuentra delimitado en la cuenca del río Cañas Ancho con un área total de 2.072,6 hectáreas de las cuales 1.435,4 corresponden al bosque seco tropical.

El apoyo consiste en capacitarlos a través de diferentes espacios académicos y prácticos para la recuperación del ecosistema que habitan, uno de los más ricos por su diversidad de fauna y especies que lo habitan.

Acuerdo de voluntades

Por ello se realizó la firma de un acuerdo de voluntades para la conservación de la biodiversidad en el manejo sostenible del bosque seco tropical, entre CorpoGuajira y el Pnud, en el marco del proyecto “Uso sostenible y conservación de la biodiversidad en ecosistemas secos para garantizar el flujo de los servicios ecosistémicos y mitigar procesos de deforestación y desertificación».

El acuerdo se protocolizó en presencia de los miembros de la fundación Ambiental Miramar, conformada por 12 mujeres quienes luchan para proteger más de 500 hectáreas en donde la regeneración natural del bosque ha permitido la visita permanente de un sinnúmero de especies de aves, lugar reconocido para realizar avistamiento y por tener la piña más dulce y orgánica de la zona.

El bosque seco se encuentra delimitado en la cuenca del río Cañas Ancho con un área total de 2.072,6 hectáreas de las cuales 1.435,4 corresponden al bosque seco tropical.

Proyectos productivos

También impulsa la implementación de proyectos productivos con la misión de crear oportunidad con enfoque diferencial, junto con organizaciones, asociaciones de hombres y mujeres de toda la región que se caracterizan por su pujanza, perseverancia y amor por el campo.

Esta gestión ha logrado apoyar procesos de reconversión social, en donde 28 núcleos de familias campesinas cambiaron los cultivos ilícitos por la siembra cacao.

En La Guajira se siguen ejecutado proyectos para el fortalecimiento de la población campesina, todo ello teniendo en cuenta que este territorio goza de diferentes pisos térmicos, desde desiertos hasta páramos.

Estas condiciones permiten el cultivo de diversos productos que a través de técnicas no tan elaboradas dan como resultado frutos incalculables, accediendo al desarrollo socio-económico en la población rural.

Más Noticias de esta sección

Publicidad