La energía solar empezó a transformar la vida de 250 familias de Fonseca

Foto: La ministra de Minas, María Fernández Suárez y la consejera para las Regiones, Karen Abudinen en la jornada de La Nueva Energía para Fonseca, La Guajira.

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size

Con la instalación de paneles solares se empezó a llevar energía eléctrica a 250 familias que no contaban con el servicio, en 19 veredas del municipio de Fonseca, este proyecto fue entregado por la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez y la Alta Consejera Presidencial para las Regiones, Karen Abudinen.

El proyecto, que beneficia también a un resguardo indígena, contó con una inversión de más de 4.500 millones de pesos del Fondo de Apoyo Financiero para la Energización de Zonas no Interconectadas, FAZNI.

Antes de recibir esta solución, la mayoría de familias de esta zona rural de Fonseca usaban velas y linternas para poder tener luz en las noches y cocinaban con leña. Ahora, pueden contar con el servicio 24 horas al día. En La Guajira, la meta es llevar energía eléctrica, en los próximos cuatro años, a 20.479 familias que actualmente no cuentan con el servicio.

“La energía tiene el poder de transformar la calidad de vida de los colombianos. Esta es una muestra de cómo el potencial de La Guajira en fuentes no convencionales de energías renovables nos permitirá seguir llevando equidad y desarrollo a las regiones», aseguró la Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez.

La instalación de cada hogar beneficiado con este proyecto consta de un panel solar, módulos, baterías, regulador e inversor con capacidad suficiente para generar 2.378 WHD. Esta capacidad permite usar, por ejemplo, una nevera ahorradora de energía de 30Kwh, un televisor, un radio, una licuadora, un cargador de celular y una bomba pequeña de agua.

Para los habitantes de las zonas rurales de Fonseca, la nueva energía ha llegado para mejorar su calidad de vida y generar más y mejores oportunidades.

"Cuando escucho la palabra sol enseguida se me viene a la cabeza la palabra ‘energía’, que es lo primordial, porque sin el sol no podemos vivir. Nosotros en Trigo con más razón, porque tenemos luz eléctrica gracias al sol”, asegura Manuel Castro, habitante de una de las viviendas de la vereda Trigo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad