Atracos en la sabana: enemigo silente de viajeros de la Alta Guajira

La Guajira
Tamaño Letra
  • Font Size

Habitantes esa región  manifestaron que en las temporadas altas (diciembre, carnavales y Semana Santa) estos asaltos se intensifican y usan diversas estrategias para cometer el asalto.


En medio del incandescente sol, la polvorienta brisa del desierto y lo deshabitado de la sabana, hombres encapuchados, armados de pies a cabeza tienen como principal objetivo: robar a los viajeros que transitan rumbo a las rancherías de la Alta Guajira.

El hecho más reciente, una caravana de Toyota, entre ellas burbujas y copetranas, 10 aproximadamente, salieron la mañana del pasado domingo rumbo al corregimiento de Nazareth, en la Alta.

Entre los pilotos se encontraban expertos en el tránsito común de las vías, mientras que los novatos iban con cierto retraso en el transcurso de la caravana, por lo que significó la emboscada perfecta para los ladrones del desierto y así consumar su fechoría.

Hassan Iguarán, habitante de Nazareth, dio a conocer que él y sus demás compañeros de viaje, salieron el domingo desde las 8:00 a.m. de Uribia y testificó: “a eso de las 10:00 a.m., a la altura de la zona de Paraíso, fuimos interceptados por sujetos armados, quienes sin mediar palabras nos empezaron a disparar, por suerte algunos compañeros y yo pudimos acelerar y no nos afectaron las balas, mientras que a dos compañeros que iban a media velocidad y los tiros le llegaron a las llantas”.

Fueron minutos de zozobra. “Corrimos hasta más no poder”, dijeron los viajeros, sin embargo, los compañeros de trinchera quedaron retenidos por los maleantes, quienes le robaron todas las pertenencias y llegaron al acuerdo del pago de vacuna para transitar por esa vía las semanas siguientes.

Otro hecho similar sucedió hace tres semanas atrás cuando un camión, modelo 350, de Omar Barboza salió con familiares desde Barrancas y en medio de la sabana también fueron víctimas de la emboscada en Paraíso, lo que trajo como consecuencia el desvalijamiento de sus bienes.

“Llevábamos mercancía (víveres) para una tiendita que tenemos en la Alta. Esos malandros nos detuvieron, revisaron el camión y empezaron a quitarnos todo, menos las llaves del vehículo, mientras otros hombres nos apuntaban con pistolas”, indicó Barboza.

Habitantes de la Alta Guajira manifestaron que en las temporadas altas (diciembre, carnavales y Semana Santa) estos asaltos se intensifican y usan diversas estrategias para cometer el asalto.

“Antes del 31 de diciembre de 2017, viajé con varios amigos en moto, éramos como ocho motociclistas, nos pusimos de acuerdo todos para salir de Uribia. En medio de Las Salinas de La Unión avistamos en la vía a dos sujetos que nos pedían ayuda para reparar su moto, pero aceleramos e hicimos caso omiso a su petición”, explicó Juan González, de Nazareth.

Horas más tarde se conoció que esos dos sujetos habían robado una motocicleta a dos jóvenes que se habían detenido para ayudarlos. 

Es una situación preocupante para los asiduos viajeros de la sabana, ya que no se sabe con claridad de quiénes se trate, el modus operandi últimamente es: registrar todo lo que contenga el vehículo, llevarse lo que puedan, menos el automotor.


En medio del incandescente sol, la polvorienta brisa del desierto y lo deshabitado de la sabana, hombres encapuchados, armados de pies a cabeza tienen como principal objetivo: robar a los viajeros que transitan rumbo a las rancherías de la Alta Guajira. El hecho más reciente, una caravana de Toyota, entre ellas burbujas y copetranas, 10 aproximadamente, salieron la mañana del pasado domingo rumbo al corregimiento de Nazareth, en la Alta.Entre los pilotos se encontraban expertos en el tránsito común de las vías, mientras que los novatos iban con cierto retraso en el transcurso de la caravana, por lo que significó la emboscada perfecta para los ladrones del desierto y así consumar su fechoría. Hassan Iguarán, habitante de Nazareth, dio a conocer que él y sus demás compañeros de viaje, salieron el domingo desde las 8:00 a.m. de Uribia y testificó: “a eso de las 10:00 a.m., a la altura de la zona de Paraíso, fuimos interceptados por sujetos armados, quienes sin mediar palabras nos empezaron a disparar, por suerte algunos compañeros y yo pudimos acelerar y no nos afectaron las balas, mientras que a dos compañeros que iban a media velocidad y los tiros le llegaron a las llantas”. Fueron minutos de zozobra. “Corrimos hasta más no poder”, dijeron los viajeros, sin embargo, los compañeros de trinchera quedaron retenidos por los maleantes, quienes le robaron todas las pertenencias y llegaron al acuerdo del pago de vacuna para transitar por esa vía las semanas siguientes. Otro hecho similar sucedió hace tres semanas atrás cuando un camión, modelo 350, de Omar Barboza salió con familiares desde Barrancas y en medio de la sabana también fueron víctimas de la emboscada en Paraíso, lo que trajo como consecuencia el desvalijamiento de sus bienes. “Llevábamos mercancía (víveres) para una tiendita que tenemos en la Alta. Esos malandros nos detuvieron, revisaron el camión y empezaron a quitarnos todo, menos las llaves del vehículo, mientras otros hombres nos apuntaban con pistolas”, indicó Barboza. Habitantes de la Alta Guajira manifestaron que en las temporadas altas (diciembre, carnavales y Semana Santa) estos asaltos se intensifican y usan diversas estrategias para cometer el asalto. “Antes del 31 de diciembre de 2017, viajé con varios amigos en moto, éramos como ocho motociclistas, nos pusimos de acuerdo todos para salir de Uribia. En medio de Las Salinas de La Unión avistamos en la vía a dos sujetos que nos pedían ayuda para reparar su moto, pero aceleramos e hicimos caso omiso a su petición”, explicó Juan González, de Nazareth. Horas más tarde se conoció que esos dos sujetos habían robado una motocicleta a dos jóvenes que se habían detenido para ayudarlos.  
Es una situación preocupante para los asiduos viajeros de la sabana, ya que no se sabe con claridad de quiénes se trate, el modus operandi últimamente es: registrar todo lo que contenga el vehículo, llevarse lo que puedan, menos el automotor.

Más Noticias de esta sección

Publicidad