Los ‘bonos de agua’ en Valledupar

Valledupar fue uno de los entes territoriales que accedió a estos bonos a través de un préstamo para contratar obras que buscaban superar las dificultades para el suministro de agua potable, tanto en la cabecera como en las zonas rurales.

Cesar
Tamaño Letra
  • Font Size
Las críticas al crédito se hicieron porque se giró para iniciativas contempladas en el Plan de Desarrollo que aún no contaban con los estudios y la planificación necesaria.

Los ‘bonos de agua’, que nacieron como un sistema de crédito para la construcción de acueductos en el país, son tema de debate por estos días puesto que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, es cuestionado por el Congreso de la República debido a esta estrategia que impulsó como ministro del gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

Valledupar fue uno de los entes territoriales que accedió a estos bonos a través de un préstamo para contratar obras que buscaban superar las dificultades para el suministro de agua potable, tanto en la cabecera como en las zonas rurales.

Sin embargo, los recursos llegaron, pero muchos de los proyectos no se terminaron, quedando las finanzas de los entes territoriales ‘ahogadas’ con préstamos a largo plazo, y las comunidades sin solucionar el problema de abastecimiento del vital líquido.

El exalcalde Fredys Socarras Reales manifestó que “ese fue un crédito improvisado; se supone que el Concejo Municipal no puede aprobar proyectos de créditos cuando no hay los diseños, porque dar esta facultad a un alcalde (en este caso a Luis Fabián Fernández) es como entregar un cheque en blanco. En el mes de mayo se hizo el desembolso y los proyectos no estaban hechos. El municipio vino a tener un proyecto en octubre; lo que inició con pie izquierdo porque tuvo que pagar 500 millones mensuales por intereses sin haber utilizado los recursos”.

“Los llamados ‘bonos de agua’ tenían una serie de restricciones que son ajenas a toda la estructura de financiamiento de Colombia, principalmente porque las deudas no podían ser reestructuradas ni prepagadas”, así lo denunció desde el 2013 el entonces alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, añadiendo: “Este año hemos pagado de esos 36 mil millones de pesos, 15 mil millones, y no hemos abonado un peso al capital. Aquí quedo Valledupar hipotecado”, dijo Socarrás hace cinco años.

El secretario de Hacienda Municipal, Eudes Fuentes, explicó que “los bonos Carrasquilla fue un crédito que hizo la entidad territorial en el 2010 por 41 mil millones de pesos a una tasa de la DTF + 11 puntos, la cual tenía un condicionante que no se podía prepagar esa deuda. El municipio el año anterior logró prepagarla a través de una solicitud a Findeter y vieron a bien que el municipio hiciera esa operación; fue así como a través del BBVA se hizo la nueva operación del crédito por 39 mil millones de pesos. Esto beneficia totalmente al municipio, ya que se logró una mejor tasa con IPC+5 puntos, lo que nos significó una reducción de 6 puntos”.

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, está pasando por una prueba de fuego en la sesión plenaria del Senado, donde se defenderá de las acusaciones que se le vienen realizando por los llamados ‘bonos de agua’ o ‘bonos Carrasquilla’ y la creación de la empresa Konfigura Capital, que trabajó en procesos con esos títulos.
El funcionario ya envió un documento de respuesta a las inquietudes que le fueron planteadas por el senador citante, Jorge Enrique Robledo.
Esas respuestas serían la base de su intervención en el Congreso.

Frente al cuestionamiento de si Carrasquilla expidió normas en beneficio propio cuando estuvo en el Ministerio de Hacienda, porque luego salió a montar un negocio con base en cambios legislativos, Carrasquilla dice que esta afirmación es falsa, debido a que radicó el proyecto de acto legislativo de reforma al Sistema General de Participación, pero que asistió solo a cuatro de los ocho debates y que la norma que luego la reglamentó se expidió un año después de su salida de la cartera, bajo el ministerio de Óscar Iván Zuluaga.

También dice que no asesoró directamente a ninguno de los municipios para la firma de los créditos con ‘bonos de agua’, sino que los honorarios que recibió fueron por asesoría y pagados por el Grupo Financiero de Infraestructura.

En sus respuestas al senador Robledo, el ministro de Hacienda asegura que no tuvo ningún tipo de participación en esa sociedad Grupo Financiero de Infraestructura y que los honorarios por su trabajo fueron pagados en el país.

Carrasquilla afirma que la tasa de interés de los bonos no fue una decisión arbitraria, sino el producto de un proceso de oferta que se dio en la Bolsa de Valores de Colombia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad