Docente de la Cecac ganó el segundo lugar en concurso de diseño y arquitectura

Este es el modelo monoambiente Xibao Fángz,con el que el docente de la Cecac ganó el segundo lugar en esa competicion, en China.

Atlántico
Tamaño Letra
  • Font Size
El concurso tiene como principal objetivo crear soluciones a problemáticas globales en materia de vivienda.

Daniel Marín Parra, es un docente de arquitectura de la Corporación Universitaria del Caribe Cecac, que ganó el segundo lugar en el concurso Skycity Challenge en su edición número 19, llevado a cabo en China, en el que se reconoció su diseño Xibao Fángzi, que trata de una casa tipo célula.

Esta estructura, está compuesta por una unidad básica e independiente con un fin en específico, por lo que puede ser reproducida para crear nuevos espacios de diferentes fines, armando de esta manera un complejo habitacional de la misma estructura monoambiente.

Conforme al objetivo de ese tipo de diseños monoambiente, el Skycity es una plataforma comunitaria que anualmente invita a arquitectos, diseñadores, artistas e ingenieros, a diseñar una casa que se pueda desmontar después de un período de tiempo determinado, y volver a usarse como si fueran simples piezas modulares prefabricadas.
Daniel Marín Parra, docente de arquitectura de la Corporación Universitaria del Caribe Cecac,
Daniel Marín Parra, docente de arquitectura de la Corporación Universitaria del Caribe Cecac,

El reto fue usar la mayor cantidad posible de bcore, un nuevo material diseñado por el Grupo Broad, que actualmente está investigando posibles sistemas de construcción, capacidades estructurales y estéticas, de este nuevo material.

La premisa inicial fue, crear el diseño de una estructura habitable que permitiera un modo de vida flexible y versátil, utilizando un sistema prefabricado y eficiente.

Para alcanzar este nivel de adaptabilidad, se plantean cuatro principios de actuación que dirijan la búsqueda hacia un prototipo exitoso.
Vivienda universal: un hogar para cualquier persona en el mundo, adecuado para diferentes necesidades.

Economía: utilizando la menor cantidad de materiales posible, y generando un sistema de montaje rápido con un mínimo trabajo en obra.
Temporalidad: ensamblaje rápido, sin impacto sobre el terreno y con la posibilidad de desarmarse si fuese necesario.

Ambientalmente amigable: independencia energética y autosuficiencia de agua con un mínimo consumo energético sin afectación sobre el ecosistema.

Más Noticias de esta sección

Publicidad