Le creo al General Alzate

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Caicedo Correa

Jorge Caicedo Correa

Columna: Opinión

e-mail: jcaicedoster@gmail.com

Después de haber visto la sentida despedida del General Rubén Darío Alzate, donde explica los motivos que lo llevaron a bajar la guardia en la zona conflictiva de nuestro querido Chocó he meditado con la conclusión que es casi un imposible ser humanista y guerrero.

Aspiro no equivocarme; el General Alzate, palpó la realidad que todos vemos en el Chocó, una región olvidada e incomprendida hasta por sus coterráneos, porque nunca comprendí porque un varón adulto, afrodescendiente tiene mas de 20 retoños en malas condiciones en hasta siete mujeres.

El General Alzate, quiso cambiar la dinámica de la guerra en el Chocó y lideró con la compañera de estudios de "Solución de Conflictos" abogada Gloria Urrego la campaña social ‘Chocó 2038’ con nefastos resultados en lo militar.

Fue secuestrado por el antisocial alias ‘Chaverra’ al que casualmente tenía la misión de capturarlo por ser un sanguinario cabecilla narcoterrorista Farc.

Como hombre de armas y varón de honor, pasó su retiro del Ejército por ese lamentable error echando por la borda su meritoria y brillante carrera militar.

Lo pusieron en la picota pública por la foto con el narcoterrorista alias ‘Pastor Álape’, pero analizando esa foto, los dos están juntos pero distantes de pensamiento, de civil; los dos, miran la cámara, el General con una sonrisa indiferente, el delincuente con una mirada fija perdida en el espacio.

¿Que fue un espectáculo mediático? Es cierto, el jefe guerrillero se trasladó de La Habana al Chocó, ese frente está dedicado al tráfico de drogas ilícitas y antes del traslado de ‘Pastor Alape’ a La Habana habían repartido panfletos en contra de los diálogos, el dinero maldito pesa en sus decisiones, luego fue justificable su traslado y el General, no tenía otra alternativa, ya había cometido un error, otro le costaba la vida o una década amarrado en la selva. Una triste sonrisa acompañada de un prevenido abrazo bien vale la libertad.

En el Arauca el soldado profesional Orobio Caicedo se negó a dejarse secuestrar con los dos compañeros de infortunio y sin formula de juicio fue rematado, las instrucciones en las Farc son inexorables.

La otra acción propagandista de las Farc fue el ataque a la Isla Gorgona, presuntamente contaron con la ayuda de un Intendente de la Policía Nacional infiltrado de esa organización, que proveyó armamento, material de intendencia e información, el terrorista tiene esas facilidades, pueden entrar matar e irse, para después en la amnistía ocupar altos cargos en la dirección del país y vengarse de los miembros de la Fuerza Pública que los combatieron, con la ayuda de Senadores hijos de sus militantes y prestigiosos colectivos de abogados gerenciados por ex guerrilleros que de la cárcel, por asalto a camiones repartidores de leche fueron a los estrados Judiciales.

Publicidad