El Magdalena se rajó en competitividad, una razón más para buscar alternativas de representación

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edgard Hernandez Murcia

Edgard Hernandez Murcia

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El último informe de competitividad de la Cepal (Comisión Económica para América Latina de la Naciones Unidas) arrojó unos resultados que no sorprenden a nadie, los indicadores no variaron y la ubicación en el escalafón no se modificó salvo algunos ejemplos como el departamento del Huila que descendió a nivel bajo, quienes lideraban el informe del 2009 siguen en esa posición privilegiada, que da cuenta de un proceso de crecimiento adecuadamente planificado y al que se le ha dado continuidad a través de los diferentes gobiernos departamentales,

algo que tampoco vario en este informe de la Cepal fue la ubicación de los coleros, donde el Magdalena continua fiel a su tradición es decir se mantiene inamovible en los últimos lugares en cada uno de los 5 factores que son tenidos en cuenta por la Cepal, a la hora de realizar el informe a saber: fortaleza de la economía, infraestructura, gestión y finanzas públicas, capital humano y por ultimo ciencia y tecnología, para corroborar lo anterior pueden visitar la página web de la Cepal y descargar los informes 2000, 2004 y 2009, creo que el hecho de que como departamento estemos posicionados históricamente como uno de los de peor desempeño en esta clase de informes es una situación sumamente alarmante, que requiere indudablemente realizar todo tipo de cuestionamientos, con el fin de llegar a las probables causas de tan deshonrosa ubicación, un departamento como el Magdalena con una diversidad ecológica tan amplia, con 4 cuencas hidrográficas, con una posición geográfica envidiable, con ciénagas, ríos, sierra y mar, con un potencial agrícola indudable no debería estar en puestos de retaguardia en informes como el que elabora juiciosamente la Comisión económica para América Latina, su ubicación debería ser fiel a sus recursos y potencialidades, el departamento debería estar ubicado en puestos de alta competitividad y en continuo crecimiento, no estancamiento y decrecimiento lo cual lamentablemente es una constante histórica, teniendo presente el oscuro panorama en el que se encuentra nuestro departamento vale la pena indagar un poco sobre cuáles pueden ser la posibles causas de su pobre desempeño, para lo cual miremos un poco la historia reciente de los últimos gobiernos departamentales, tres gobernadores en línea destituidos, inhabilitados o condenados, un par por nexos paramilitares y otro por un grave caso de corrupción administrativa por unos kits escolares, por hechos relacionados también fue destituido e inhabilitado un Senador de la misma casa política del exgobernador de los kits, existe sin duda alguna una relación directa entre los tres últimos gobiernos departamentales y la vergonzosa ubicación del departamento en los informes de la Cepal, tres gobiernos pésimos y la población del departamento aun no aprende la lección, se siguen acompañando proyectos políticos que impulsan el continuismo, disfrazado de renovación, si el panorama en el primer cargo departamental es así de oscuro la representación departamental en el congreso no se ha quedado atrás, la región Caribe tiene el porcentaje más alto de congresistas investigados, destituidos, condenados e inhabilitados y en dentro de la región el departamento con más alto porcentaje de destituciones y condenas es el Magdalena, ahora bien un panorama tan complejo como el que he descrito anteriormente sin duda alguna explica en cierta medida la ubicación del departamento, pero acaso es responsabilidad exclusiva de los corruptos el lugar que ocupa el Magdalena.

No creo, en mi opinión la responsabilidad también recae sobre la ciudadanía quien ejerce la democracia y se equivoca al elegir, es engañado por hábiles retóricos o cae presa de las tentaciones del clientelismo, la politiquería o las hayacas, sea cual sea el caso la ciudadanía es responsable en cierta medida de la actualidad que vive el Magdalena, ahora que podemos hacer para invertir el lugar que ocupa el departamento en informes como el que se ha mencionado en este escrito, revertir una situación tan compleja sin duda alguna requiere un arduo trabajo y compromiso de parte de todos, es necesario en primer lugar cambiar la cultura política de las personas, incentivar un mayor compromiso ciudadano con el departamento, el sentido de pertenencia, abrir espacios de participación política y ciudadana, dinamizar el concepto de democracia participativa, es un camino largo el que hay que recorrer para alcanzar objetivos como una mejor infraestructura para el departamento, mejores índices de capital humano, fortalecer le economía, invertir en educación, ciencia y tecnología, en general aprovechar las potencialidades del departamento, el primer paso para eso es elegir a conciencia el que va a representarnos en los cargos públicos, tiene que ser una persona que conozca el departamento, su gente, sus ventajas y desventajas, que tenga capacidad de gestión y de trabajo, que proponga ideas viables, que no alimente la esperanza del pueblo con promesas utópicas, que le apueste a la gestión y la consecución de obras viables, en fin que ofrezca una verdadera representación, no lo que hemos tenido en el departamento tres gobernadores en fila condenados o destituidos, representantes y senadores en la misma situación, por eso lo invito a que vote pero recuerde hágalo a conciencia.

Publicidad