La parábola de la reforma política en Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eder Ojeda Carranza

Eder Ojeda Carranza

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La historia de los partidos políticos en Colombia, se encuentra marcada por periodos en los cuales la democracia hacia la participación de los ciudadanos ha sido cada vez representativa, en el sentido de que antes de 1986, el sistema de partidos era bipartidista en la fase que vivió el país en los años de 1958 a 1970, en el llamado Frente Nacional con el mando de liberales y conservadores.

Sin embargo, después de la promulgación del acto legislativo 001 de 1986, que permitía la elección popular de alcaldes y la participación de más partidos políticos como la Unión Patriótica, sumando la reforma de la constituyente de 1991 que admitió ampliar la suscripción de más actores en la conformación de más partidos políticos, como los indignas, afros, independiente y de sectores de izquierda, contribuyendo al incremento del sistema partidista colombiano en un alto grado.

No obstante se denotaba que los partidos políticos en estos periodos no constituían la importancia en la acción real ni el significado en los ciudadanos, debido a que la política era vista por parte de los candidatos que accedían a curules de manera más individual que colectiva, un ejemplo de ello es que en las "elecciones del 2002 el 20% de las curules obtenidas se consiguieron como partido, mientras que el 80% por cuotas personales de los aspirantes". Por lo que el sistema de partidos presentaba una baja institucionalidad, dependiendo en últimas de la movilización que hagan sus integrantes.

Según Botero, (2008) en las elecciones del años 2002 en Colombia se presentaron 319 listas para Senado a nombre de 63 partidos, de los cuales solamente 41 lograron representación y personería jurídica. Mientras que en las elecciones del año 2006 se inscribieron apenas 20 listas de los cuales simplemente 10 consiguieron superar el umbral, a causas de la reforma política promulgada en el 2003.

Por lo anterior, es importante decir que la reforma política del año 2003, si bien buscó reducir los partidos para que estos se agruparan en colectividad y no actuaran bajo los intereses individuales, trajo consigo factores importantes como la estipulación de un umbral del 2%, la cifra repartidora, las listas únicas, el voto preferente y le dio a los partidos una ley de bancadas en la cual la disciplina de los legisladores debería ser coherente frente a sus actos.

Por consiguiente, esta reforma causó un impacto en lo electoral y en lo legislativo, que permitió la organización de los partidos, la financiación de campañas y algunas provisiones menores en los procedimientos de los legislativos.

Aunque debo advertir que no necesariamente permitió la consolidación de partidos fuertes en el buen sentido de la palabra, ya que si bien agrupó a partidos que se engrandecieron como el partido de la Unidad Nacional y Cambio Radical por ejemplo no los consolidó en el largo plazo, por lo que "grande no es sinónimo de fuerte". Debido a que el tamaño de un partido no está relacionado con su nivel de cohesión y la reforma produjo pocos partidos grandes sin la fortaleza adecuada.

Por su parte, el último acto legislativo 01 del 2009y la reforma política del 2011, ha elevado el umbral electoral de 2% a 3%. Y ha estipulado la participación del 30% de las mujeres en las listas por lo que ha modificado la reforma política que se instauró en el 2003, lo cual significa que los partidos se reducirán aún más en las próximas elecciones de Marzo del 2014; viéndose perjudicados las minorías partidistas como el partido Mira, Progresistas, Polo Democrático, Independientes y el Verde o en su defecto los obliga a agruparse entre sí para no desaparecer como lo ha realizado la nueva "alianza verde", que antes eran dos partidos diferentes.

Por todo lo anterior, es necesario decir que aunque las reformas políticas han permitido el fortalecimiento de la democracia en Colombia, hace falta que los ciudadanos confíen en los partidos políticos como garantes del proceso democrático, sin embargo si analizamos mediante una gráfica la existencia de números de partidos y los tabulamos en las diferentes décadas pasadas, observaríamos que se atiende a regresarnos en el tiempo.

Publicidad